DOC NYC 2020 Women Directors: Meet Katrine Philp – “Beautiful Something Left Behind”


La primera película de Katrine Philp, “Book of Miri”, fue galardonada con el President’s Award en el Full Frame Documentary Film Festival, nominada en el IDFA y ganó el European Young CIVIS Media Prize en Alemania. En 2014, ganó el Premio del Público en el Festival de Cine Documental Americano por su primer largometraje documental, “Dance For Me”, que también fue nominado a un premio Emmy en 2015. Su película “Home Sweet Home” (2016) ganó un Premio de la Academia Danesa, y “Confesiones falsas” (2018) tuvo su estreno en los Estados Unidos en el Festival de Cine de Los Ángeles, donde ganó el premio especial del jurado. Criterion la nombró la película más importante de DOC NYC 2018.

“Beautiful Something Left Behind” se proyectará en el festival de cine DOC NYC 2020, que se llevará a cabo en línea del 11 al 19 de noviembre.

W&H: Descríbanos la película con sus propias palabras.

KP: Experimentar la brutal realidad de la vida después de la muerte de un padre puede resultar muy confuso para el niño. En Good Grief en Nueva Jersey ayudan a los niños a procesar su pérdida y expresar sus emociones. [The bereaved children] reunirse con otros niños que también han perdido a un padre o un hermano y, a través de juegos y sesiones grupales, aprenden a sobrellevar el dolor ya vivir con el dolor. Aquí no tienen miedo de hablar de la muerte y ayudan a los niños a que su pérdida no sea una experiencia de aislamiento.

“Beautiful Something Left Behind” analiza el dolor desde la perspectiva de los niños. Pero no es solo una película sobre el dolor, es una película sobre la vida y la existencia, y una película en la que celebramos la infancia.

En el transcurso de un año nos acercamos a Kimmy, Nicky, Peter, Nolan, Nora y Mikayla, tanto en sus hogares como mientras asistíamos a las reuniones en Good Grief. A veces es desgarrador, pero también divertido, experimentar las preguntas sobre la vida y la muerte a través de sus mentes abiertas y curiosas.

W&H: ¿Qué le atrajo de esta historia?

KP: Mi productor escuchó un episodio de “This American Life” sobre un lugar similar en Utah y me atrajo de inmediato la franqueza y la forma natural de hablar de la muerte de los niños.

Pero creo que la idea de la película comenzó hace algunos años, cuando estaba dolorosamente cerca de perder a mi cuñada. Vi cómo mi hermano y sus tres hijos luchaban con la vida cotidiana mientras su madre luchaba por su vida. Ella vivió milagrosamente, pero dejó marcas, y comencé a interesarme en hacer una película sobre cómo los niños experimentan el dolor.

W&H: ¿En qué quiere que piense la gente cuando salga del cine?

KP: Espero que la audiencia tenga una experiencia personal y reflexione sobre las grandes preguntas de la vida. Es de esperar que algunos vuelvan a la memoria de su propia infancia, algunos pueden pensar en alguien que han perdido y tal vez algunos incluso reflexionen sobre cómo hablan de nuestros sentimientos en general.

Una de las peores cosas después de la muerte de mi padre fue el silencio de la gente sin saber qué decir, evitándome, tal vez con miedo de cómo hablar sobre la muerte y el dolor. Espero que esta película nos haga a todos más valientes cuando nos encontremos con personas que han experimentado pérdidas, y creo que los niños de la película pueden ayudarnos con eso. Son tan asombrosos, valientes y sinceros, y creo que, como adultos, podemos aprender mucho de ellos.

W&H: ¿Cuál fue el mayor desafío al realizar la película?

KP: Resido en Copenhague, Dinamarca, y hacer una película, especialmente con niños, al otro lado del Océano Atlántico fue un poco desafiante. El dolor afecta a toda la familia y tener un equipo de filmación cerca cuando sufres no siempre es fácil. Por lo tanto, decidí mudarme a Morristown, Nueva Jersey, con mi esposo, que también es el director de fotografía de la película, y nuestros dos hijos. Quería estar cerca de las familias y disponible cuando estuvieran listas para ser filmadas.

Otro desafío fue que mi papá se enfermó durante la producción y murió antes de que yo terminara la película. Estaba muy cerca de mi papá y perderlo fue muy difícil, pero decidí continuar mi trabajo en la película.

Experimentar el dolor mientras hacía esta película fue realmente intenso, pero me ayudó a comprender por lo que estaban pasando las familias. Me sentí muy afortunado de tener la película en la que apoyarme después de mi pérdida, y creo que me hizo aún más consciente y dedicada a arrojar luz sobre este tema.

W&H: ¿Cómo consiguió la financiación de su película? Comparta algunas ideas sobre cómo se hizo la película.

KP: Tenemos la suerte de tener un Instituto de Cine en Dinamarca y han sido muy generosos. Prevendimos la película a la emisora ​​danesa DR, que sigue siendo un firme partidario de los documentales creativos, y cuenta con el apoyo adicional de otros dos fondos: la Danish Arts Foundation y el Actors Association’s Production Fund.

Good Company Pictures es nuestra propia productora y también ha sido un gran apoyo para la película.

W&H: ¿Qué te inspiró a convertirte en cineasta?

KP: Siempre he estado detrás de la cámara. Crecí en una comunidad donde mis padres, mis hermanos y yo vivíamos junto con otras 15 familias. Cuando de niños jugábamos al circo o organizamos espectáculos de danza, obras de teatro, etc., siempre era yo quien “dirigía” el espectáculo. Nadie quería mi papel porque todos querían estar en el escenario y actuar frente a los ansiosos padres.

Cuando tuve la edad suficiente, estudié diseño de producción para cine en la Real Academia Danesa de Bellas Artes, pero después de un par de años me di cuenta de que trabajar con guiones y no ficción realmente no me inspiraba mucho, y decidí estudiar dirección de documentales en la Escuela Nacional de Cine de Dinamarca. Me vendieron. Me encantaba trabajar con personas reales y me encantaban los días impredecibles.

W&H: ¿Cuál es el mejor y el peor consejo que ha recibido?

KP: Lo mejor: siempre haga películas que estén cerca de su corazón, películas con las que pueda identificarse y sentirse conectado. Creo que esto es cierto.

Por suerte, he olvidado todos los malos consejos.

W&H: ¿Qué consejo tienes para otras directoras?

KP: Haz lo que mejor se te da. Has lo que quieras. Ser creativo. Confía en ti mismo y en la película en la que estás trabajando. Sea respetuoso con sus participantes.

W&H: Nombra tu película favorita dirigida por mujeres y por qué.

KP: Es difícil elegir solo una, pero una película que se me quedó grabada es “Lost in Translation” de Sofia Coppola. Está bellamente hecho, es sensible y retrata la soledad en este mundo loco de una manera muy delicada. Siento que Coppola está ocupada con los muchos momentos pequeños, extraños y maravillosos de los que está llena la vida, y que constantemente trato de capturar en mis documentales. Una película como esa me inspira mucho.

W&H: ¿Qué diferencias ha notado en la industria desde que se lanzaron los movimientos #MeToo y #TimesUp?

KP: Siento una fuerte comunidad entre directoras, y tener una red de apoyo entre pares es realmente necesario en un campo todavía dominado por hombres. Mantenernos unidos y concienciar sobre la igualdad y los derechos hace que todos piensen en viejos estándares y cómo cambiarlos. También creo que nosotras, como mujeres, podemos inspirarnos unas a otras para no tener miedo de perseguir nuestros sueños, decir no al comportamiento opresivo y arrojar luz sobre la realidad en la que vivimos.

Necesitamos desafiar a toda la cultura para realmente hacer una diferencia. Cada vez más mujeres fuertes se presentan y le cuentan al público sobre sus propias experiencias. Estas son las historias necesarias en nuestra sociedad. Cuando una mujer da el primer paso, le seguirán muchos. Vemos esto en todo el mundo. Las mujeres valientes están liderando el camino y cambiando la cultura, tanto ahora como en el futuro.

W&H: ¿Cómo se está adaptando a la vida durante la pandemia de COVID-19? ¿Sigues siendo creativo y, de ser así, cómo?

KP: Ha sido un año difícil. Un par de días antes de nuestro vuelo a Austin cancelaron el SXSW. Fue una gran decepción, pero, por supuesto, fue lo correcto. Después de SXSW, otros festivales también se cancelaron o se pusieron en línea y ahora casi nos hemos acostumbrado a nuestra nueva vida virtual.

Lo que más extraño es conocer al público en la vida real, compartir la película con ellos y sentir la energía y la atmósfera en el teatro. También me siento muy triste de que aún no hayamos tenido un estreno adecuado con nuestras increíbles familias en la película y toda la comunidad de Good Grief.

Cuando ocurrió la pandemia, estaba apenas en el desarrollo inicial de mi próximo documental, que también tiene lugar en Estados Unidos. Todo se pospuso. Me siento bastante atrapado en mi propio país, pero todo el mundo está en el mismo barco y hay que seguir remando.

Siento que estoy conteniendo la respiración y pronto necesito respirar profundamente, salir y empezar a filmar de nuevo. Realmente extraño interactuar con la gente, alejarme de mi escritorio y volver a la carretera. Los documentales se crean al reunirse con otras personas y, con suerte, pronto podremos abrazarnos y apretarnos de nuevo.

Latest articles

5 cosas que los habitantes de Houston deben saber para el lunes 17 de mayo

Aquí hay cosas que debe saber para el lunes 17 de mayo:Un hombre sospechoso de dispararle a otro hombre en el suroeste de...

Encuentre un empleador registrado (EOR) en la República Dominicana

Para cualquiera que busque ingresar a la República Dominicana a corto plazo o en una escala limitada, o que simplemente quiera conocer mejor...

Ver tráiler: Skateboarding transforma una aldea india en “Skater Girl”

"Patinar es lo mejor que me ha pasado", dice Rachel Saanchita Gupta en un nuevo tráiler de "Skater Girl". “Siento que pertenezco....

FirstFT: Las mejores historias de hoy | Tiempos financieros

Buenos dias. Este artículo es una versión in situ de nuestro FirstFT Europa / África Boletin informativo. Inscribirse aquí para recibir...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »