Stablecoins present new dilemmas for regulators as mass adoption looms



Las monedas estables presentan desafíos peculiares para los reguladores. Aunque no existe una definición única y acordada de una moneda estable, el denominador común de las definiciones comúnmente utilizadas es que las monedas estables están diseñadas para mantener un valor estable en relación con una moneda, activo o grupo específico de dichas monedas / activos. Se contrastan con las criptomonedas regulares, que no tienen tal mecanismo de estabilidad y cuyos valores tienden a fluctuar, a veces incluso sustancialmente.

Relacionados: ¿Todo riesgo, sin ganancia? La vaga definición de stablecoins está causando problemas

Las monedas estables no denotan una categoría uniforme, pero representan una variedad de instrumentos criptográficos que pueden variar significativamente en términos legales, técnicos, funcionales y económicos. A pesar de su nombre, es importante destacar que este activo no garantiza la estabilidad, que depende de las características específicas del diseño y los mecanismos de gobernanza.

Relacionados: Las monedas estables algorítmicas no son realmente estables, pero ¿puede el concepto redimirse?

Atención regulatoria a las monedas estables

Las monedas estables han ido en aumento desde 2014, cuando la primera moneda estable, Tether (USDT), se lanzó, y aunque se han convertido en un activo digital importante en el ecosistema blockchain en unos pocos años, no han atraído mucha atención regulatoria. Esto cambió abruptamente con el anuncio del proyecto Libra en junio de 2019 por la Asociación Libra, de la cual Facebook es una de las empresas fundadoras.

Relacionados: El camino de la moneda estable: un viaje hacia la estabilidad, la confianza y la descentralización

Casi de inmediato, muchas autoridades financieras de todo el mundo, incluido el Junta de Estabilidad Financiera, Banco central europeo, Banco de Inglaterra, Reserva Federal de los Estados Unidos así como la Cámara de Representantes de EE. UU. Comité de Servicios Financieros – emitió fuertes declaraciones sobre Libra, donde el sentimiento colectivo era cautela y preocupación, destacando los graves riesgos potenciales.

Relacionados: Cómo Facebook Libra busca el cumplimiento, pero es posible que no se lance en 2020

El potencial de Libra para convertirse en global y acceder a miles de millones de usuarios a través de una plataforma de red social centrada en el usuario reveló una dimensión completamente nueva para las monedas estables. El impacto potencial de una solución de pago global pero rápida, barata, fácil y sin interrupciones a través de una plataforma que ya está perfectamente integrada en la vida de la población mundial sería de gran alcance. Las autoridades se han dado cuenta de que este activo criptográfico merece una atención especial, debido a su escala potencial, ausencia de fronteras e impacto en las economías y los sistemas financieros.

En los meses siguientes, organismos como el ECB, G7, FSB, Grupo de Acción Financiera y Organización Internacional de Comisiones de Valores. En su mayoría, destacaron los riesgos y desafíos, incluidos los riesgos para la estabilidad financiera y las preocupaciones sobre la protección del consumidor e inversionista, la lucha contra el lavado de dinero, la lucha contra el financiamiento del terrorismo, la protección de datos, la integridad del mercado y la soberanía monetaria, así como cuestiones de competencia, política monetaria ciberseguridad, resiliencia operativa e incertidumbres regulatorias.

Entre la plétora de declaraciones e informes oficiales, la Asociación Libra anunció un proyecto rediseñado Libra 2.0 en abril de 2020, y poco después, la moneda fue rebautizado como Diem, en un esfuerzo por distanciarlo de las controversias que rodean a Libra.

Relacionados: ¿Nuevo nombre, viejos problemas? El cambio de marca de Libra a Diem aún enfrenta desafíos

Stablecoins y Estados Unidos

En Estados Unidos, la Oficina del Contralor de la Moneda contribuyó activamente al debate, publicando tres cartas interpretativas relacionadas con los activos digitales. El primero letra en julio de 2020 concluyó que los bancos nacionales pueden tener activos digitales en custodia en nombre de sus clientes. El segundo letra en septiembre de 2020 concluyó que los bancos nacionales pueden mantener monedas estables cuentas de reserva en nombre de sus clientes. Finalmente, la última letra emitida en enero de 2021 otorgó efectivamente permiso a los bancos nacionales y las asociaciones de ahorro federales para participar como nodos en las redes de verificación de nodos independientes (una forma común del cual es un libro mayor distribuido) y use monedas estables para facilitar las actividades de pago y otras funciones.

La OCC reconoce que, al igual que otros sistemas de valor almacenados electrónicamente, las monedas estables son representaciones electrónicas de la moneda. En lugar de que el valor se almacene de una manera más tradicional, se representa en una moneda estable, pero esto constituye solo una distinción tecnológica y no afecta la actividad subyacente ni su permisibilidad. Para abordar los riesgos potenciales, los bancos deben actuar de acuerdo con los requisitos reglamentarios y de cumplimiento existentes, al mismo tiempo que se mantienen consistentes con las leyes aplicables y las prácticas bancarias seguras.

Por otro lado, en diciembre de 2020, justo antes del final del mandato del Congreso de los EE. UU., Se presentó un borrador de la Ley de Aplicación de Licencias Bancarias y Anclaje de Stablecoin (STABLE), que propuso aumentos significativos en la supervisión regulatoria de monedas estables, lo que requiere que todos los emisores de monedas estables tengan un estatuto bancario, tengan licencia de múltiples agencias federales y sigan las regulaciones bancarias. El proyecto de ley se encuentra en las primeras etapas del proceso legislativo y aún no se ha presentado a la Cámara de Representantes.

Relacionados: Una pesadilla en Stable Street: las monedas estables centralizadas pueden estar condenadas

Stablecoins y la Unión Europea

Mientras tanto, el La Comisión de la UE emitió una propuesta reguladora integral on Markets in Crypto-Assets, o MiCA, en septiembre de 2020, cuyo objetivo es abordar los riesgos potenciales para la estabilidad financiera y la política monetaria ordenada de las monedas estables, particularmente aquellas que tienen el potencial de ser ampliamente aceptadas y sistémicas. MiCA proporciona un marco regulatorio personalizado y establece un conjunto uniforme de reglas para los proveedores y emisores de servicios de criptoactivos.

Relacionados: Europa espera la implementación del marco regulatorio para los criptoactivos

Para las monedas estables de potencial significativo, MiCA introduce obligaciones de cumplimiento más estrictas, que incluyen requisitos de capital, inversores y supervisión más fuertes. Abarcarán la gobernanza, los conflictos de interés, los activos de reserva, la custodia, la inversión y el libro blanco, así como las disposiciones sobre autorización y condiciones operativas de los proveedores de servicios, que deberán estar específicamente autorizados. Los requisitos incluyen salvaguardias prudenciales, requisitos organizativos y reglas sobre la custodia de fondos. Además, se aplicarán requisitos más específicos a ciertos servicios, incluida la custodia de criptoactivos; plataformas comerciales; intercambio de criptoactivos; recepción, transmisión y ejecución de órdenes; y asesoramiento sobre criptoactivos.

MiCA es uno de los intentos más completos de regular las monedas estables y apunta a las monedas estables que no se rigen por la regulación financiera. Los reguladores de la UE no quieren dejar ninguna moneda estable fuera del marco regulatorio. La oferta y el comercio de monedas estables que no se incluyan en las definiciones de MiCA (por ejemplo, Tether) y no cumplan con los requisitos reglamentarios no se permitirán dentro de la UE. La denegación de la aprobación regulatoria a ciertos productos de monedas estables que prosperan en otras jurisdicciones puede dar lugar a arbitraje regulatorio.

Para llevar

El escrutinio regulatorio actual en todo el mundo está fuertemente orientado a investigar y enfatizar los riesgos potenciales. Los beneficios de las monedas estables y las ventajas de los pagos más baratos, más rápidos y sin problemas (incluidas las remesas transfronterizas) son menos acentuados, en su mayoría simplemente reconocidos.

Un desafío regulatorio importante relacionado con las monedas estables globales es la coordinación internacional de los esfuerzos regulatorios en diversas economías, jurisdicciones, sistemas legales y diferentes niveles de desarrollo económico y necesidades. Los llamamientos para la armonización de los marcos legales y regulatorios incluyen áreas como la gobernanza del uso y el intercambio de datos, la política de competencia, la protección del consumidor, la identidad digital y otras cuestiones políticas importantes. Las dificultades regulatorias se ven agravadas por una notable diversidad en la estructura, función económica, diseño tecnológico y modelos de gobernanza de las monedas estables.

Las monedas estables son una pieza importante del rompecabezas para una futura economía digital basada en DLT, y el desafío para los reguladores es garantizar un tratamiento regulatorio adecuado, que apoye la innovación y tenga en cuenta los riesgos potenciales. El potencial alcance global de las monedas estables magnifica las tareas regulatorias, pero también refuerza la urgencia y la importancia de las consideraciones regulatorias adecuadas.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados ​​aquí son solo del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Este artículo es para fines de información general y no pretende ser ni debe tomarse como asesoramiento legal.

Agata Ferreira es profesor asistente en la Universidad Tecnológica de Varsovia y profesor invitado en varias otras instituciones académicas. Estudió derecho en cuatro jurisdicciones diferentes, bajo sistemas de derecho común y civil. Agata ejerció la abogacía en el sector financiero del Reino Unido durante más de una década en una firma de abogados líder y en un banco de inversión. Es miembro de un panel de expertos en el Observatorio y Foro Blockchain de la UE y miembro de un consejo asesor de Blockchain para Europa.

Las opiniones expresadas son solo del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la Universidad o sus afiliadas.