Bruselas busca repartir los antiguos derechos de pesca del Reino Unido en el acuerdo del Brexit


Bruselas está estudiando cómo compensar a los pescadores europeos que salen perdiendo del Brexit entregándoles parte de los antiguos derechos de pesca de Gran Bretaña en aguas de la UE, mientras busca desbloquear uno de los temas pendientes más difíciles en las futuras conversaciones sobre la relación UE-Reino Unido.

Michel Barnier, el principal negociador del Brexit de la UE, instó a los gobiernos de la UE esta semana a moderar sus demandas de retener las cuotas de pesca existentes en aguas británicas, advirtiéndoles que tenían que ser realistas sobre lo que se podía asegurar.

Pero los diplomáticos dijeron que Bruselas había enfatizado que el golpe podría suavizarse para Francia, Dinamarca, Bélgica y otras naciones pesqueras reasignando inteligentemente las viejas cuotas británicas en la zona de pesca exclusiva de la UE posterior al Brexit.

El asunto también será delicado para Gran Bretaña debido al riesgo de que, dependiendo de las prioridades de la UE, determinadas comunidades costeras británicas puedan verse afectadas.

Los planes, que diplomáticos dijeron que se estaban discutiendo entre los estados miembros de la UE, serían una forma de compensar parcialmente la reducción de oportunidades para operar en aguas británicas, lo que demuestra que los sectores de ambos lados del Canal de la Mancha están haciendo sacrificios.

Derechos de pesca son uno de los mayores puntos conflictivos en las futuras conversaciones sobre relaciones entre el Reino Unido y la UE.

La UE entró en las futuras negociaciones de relaciones con el objetivo de “mantener” el acceso a las aguas británicas, así como los derechos de captura existentes para más de 70 tipos de peces que se encuentran a caballo entre la frontera marítima UE-Reino Unido. Gran Bretaña, por otro lado, quiere deshacerse del viejo modelo de reparto de cuotas y condicionar el acceso a sus aguas al éxito de las negociaciones anuales.

Aunque el sector pesquero de la UE emplea a menos de 180.000 personas y representa menos del 1 por ciento de la producción económica del bloque, las capitales advierten que sus comunidades costeras corren el riesgo de ser devastadas por el Brexit, con ramificaciones políticas muy reales, sobre todo en apoyo a la UE.

El impulso de Barnier por el realismo en una reunión de embajadores de la UE el miércoles se encontró con una réplica de Bélgica de que los pescadores en su ciudad de Brujas pueden reclamar derechos en aguas británicas a perpetuidad debido a “un privilegio” otorgado por el rey Carlos II de Inglaterra en 1666. Los diplomáticos insistieron en que el comentario se hizo en broma, incluso si mostraba la profundidad histórica de los lazos de pesca.

Según el derecho internacional, las aguas de pesca soberanas de los países, conocidas como zonas económicas exclusivas – se extienden hasta 200 millas náuticas desde la costa, o menos si chocan primero con la ZEE de otro país. Una consecuencia del Brexit es que el Reino Unido recuperará su propia ZEE, eliminando esas aguas de la gestión pesquera de la UE.

En el marco de la Política Pesquera Común de la UE, las aguas se agrupan y los derechos de pesca en diferentes áreas se asignan a las flotas nacionales utilizando una fórmula de larga data.

Los diplomáticos señalaron que los derechos de pesca disfrutados hasta ahora por el Reino Unido en la ZEE residual de la UE valen alrededor de una quinta parte de los que disfruta la UE27 en aguas del Reino Unido.

Según datos de la Organización de Gestión Marina del Reino Unido, entre 2012 y 2016, la flota del Reino Unido desembarcó un promedio anual de 94.000 toneladas de pescado por año valoradas en 106 millones de libras esterlinas de la ZEE de la UE27; la flota de la EU27, en comparación, desembarcó una media de 739.000 toneladas por año, por valor de 521 millones de libras esterlinas, de aguas del Reino Unido durante el mismo período.

Entre las especies valiosas capturadas por los barcos de pesca del Reino Unido en aguas de la UE27 se encuentran el lenguado, la solla y la caballa.

Un funcionario del Reino Unido dijo que la brecha entre las dos partes en las futuras conversaciones de relación sigue siendo “significativa” tanto en términos de cuotas de pesca como de acceso. “No vamos a hacer un trato que venda la industria pesquera del Reino Unido como en 1973”, dijo el funcionario, en referencia a las negociaciones que precedieron a la adhesión del Reino Unido a la Comunidad Económica Europea.

“La UE debe darse cuenta de que los acuerdos actuales van a cambiar de una forma u otra. Debe haber más realismo por parte de la UE y con urgencia “.

El funcionario señaló los comentarios de David Frost, el principal negociador del Reino Unido, a principios de esta semana cuando destacó que las flotas de la UE capturan casi la mitad de los peces capturados en aguas del Reino Unido y que esto debe cambiar.

Latest articles

Aprenda cómo obtener una dirección fiscal en Bolivia

Si estas buscando registrar una empresa en Bolivia, presentar una dirección fiscal ante las autoridades locales es un paso crucial en el proceso...

Viernes enlaces surtidos

1. El motor de ajedrez más humano hasta la fecha? 2. ¿La nueva cepa se está desacelerando en el Reino Unido?? 3. Supuestos de la...

Qué observar el día del trabajo: poca o ninguna mejora en diciembre y grandes pérdidas en 2020

El día del empleo del viernes no solo nos dará una lectura sobre el mercado laboral de diciembre, sino que también nos dará...
31.5k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »