Jefe del Bundesbank: Cómo los bancos centrales deberían abordar el cambio climático


El escritor es presidente del Deutsche Bundesbank.

Imagina que tienes poderes mágicos que podrían hacer desaparecer la crisis climática global. ¿No los usarías? Ciertamente lo haría. Sin duda, abordar esta crisis es uno de los mayores y más urgentes desafíos de nuestro tiempo. Cada uno de nosotros debería hacer más para frenar el calentamiento global.

Esto también se aplica a los bancos centrales. Incluye reducir su huella de carbono como instituciones, pero nuestra respuesta no puede detenerse allí. En particular, es fundamental que aprendamos más sobre las implicaciones del cambio climático para la política monetaria y los esfuerzos para abordarlo. Los riesgos financieros relacionados con el clima son otro factor que los bancos centrales deben considerar. En nuestro papel de supervisores prudenciales y guardianes de la estabilidad financiera, debemos asegurarnos de que los bancos incorporen adecuadamente estos riesgos en su gestión de riesgos.

Los bancos centrales también deben practicar lo que predican. Le debemos a nuestros contribuyentes mantener bajo control los riesgos financieros que surgen de nuestras operaciones de política monetaria. Es por eso que los bancos centrales deben asegurarse de que los riesgos financieros relacionados con el clima reciban la debida consideración en su propia gestión de riesgos.

Con este fin, es legítimo esperar que los emisores de valores y las agencias de calificación proporcionen mejor información. El Eurosistema (el Banco Central Europeo y los bancos centrales nacionales) debería considerar solo comprar valores o aceptarlos como garantía a efectos de política monetaria si sus emisores cumplen determinadas obligaciones de información relacionadas con el clima.

También podríamos examinar si deberíamos utilizar únicamente las calificaciones crediticias de las agencias de calificación que incluyan adecuadamente los riesgos financieros relacionados con el clima. Con tales medidas, el Eurosistema ayudaría a fomentar la transparencia del mercado y los estándares en las agencias de calificación y los bancos. Actuaríamos como un catalizador para “ecologizar” el sistema financiero y apoyar las políticas climáticas.

Los economistas están ampliamente de acuerdo en que aumentar el precio de mercado del carbono es clave para frenar el calentamiento global. Este es un asunto que deben abordar los gobiernos y los parlamentos. Tienen las herramientas adecuadas a su disposición, como impuestos o esquemas de “tope y comercio”, y también tienen la autoridad democrática para usarlos.

No es tarea del Eurosistema penalizar o promover determinadas industrias. Nuestro principal objetivo es mantener la estabilidad de precios. Para lograr este objetivo en una crisis económica como la que enfrentamos hoy, es imperativo que la política monetaria mantenga bajas las tasas de interés y apoye a toda la economía. Los programas de compra de activos son un componente de nuestra política monetaria expansiva. Para ser eficaces, deben tener una base amplia. El principio de “neutralidad del mercado” tiene como objetivo garantizar esto y evitar que distorsionemos los resultados del mercado. Debemos verificar si hemos permitido involuntariamente que el sesgo se infiltre en nuestra cartera de valores, en comparación con el universo de bonos elegibles. Pero no nos corresponde a nosotros corregir las distorsiones del mercado y las acciones u omisiones políticas.

Los políticos electos se han marcado los objetivos del acuerdo de París. Es lamentable que todavía no se hayan puesto de acuerdo sobre una ruta de ajuste concreta. Como padre de dos hijos, lamento mucho ver políticas climáticas a menudo poco entusiastas y una falta de compromiso creíble con una transición clara. Pero, ¿deberían los bancos centrales compensar la falta de voluntad política? ¿Y cómo se vería su intervención? ¿Como forma de apoyo a las políticas? ¿Como intento de revertirlos? ¿O como una forma de liberar a los políticos? ¿Los bancos centrales se verían envueltos en política y socavarían su propia independencia?

La independencia del banco central no es una excusa para la inacción. Es una obligación mantenernos enfocados en nuestro objetivo principal. Se desprende de la percepción, y de un amplio consenso, de que la estabilidad de precios es la mejor contribución que puede hacer la política monetaria al bienestar general. A la política monetaria se le ha atribuido a menudo poderes extraordinarios. Esa adulación nunca ha sonado realmente cierta. Cuando se trata de salvar el planeta, los bancos centrales no tienen una varita mágica.

Latest articles

Color puro de primavera para una apariencia radiante sin maquillaje

Mame Adjei cortesía de Kate Powers / Trunk Archive Es una famosa maquilladora y fundadora de belleza que pasa la mayor parte de sus...

Celo rallies 50% as excitement builds for the upcoming ‘Donut’ hardfork

Las finanzas descentralizadas (DeFi) han surgido como una fuerza transformadora no solo para el mercado de las criptomonedas, sino para los mercados financieros...

Martes enlaces surtidos

1. ¿Es la civilización más antigua de lo que pensamos? 2. ¿Existe un problema de aviar free rider? 3. Más de mil millones de gorriones...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »