Análisis de escenarios, planificación de contingencias y comunicaciones del banco central


COVID-19 ha generado un nivel de incertidumbre económica sin precedentes, que sigue siendo elevado incluso hasta el día de hoy. Dada la considerable dispersión de los pronósticos, esta columna subraya la justificación de los bancos centrales para incorporar el análisis de escenarios en sus deliberaciones y comunicaciones sobre políticas. Para mostrar la practicidad de este enfoque, describe tres escenarios ilustrativos formulados la primavera pasada para abarcar el rango de resultados plausibles para la economía estadounidense en ese momento.

Al inicio de la pandemia de COVID-19 la primavera pasada, los principales economistas pidieron una acción política rápida para mitigar el daño económico (Baldwin y Weder di Mauro 2020). Los principales bancos centrales tomaron rápidamente medidas contundentes y sin precedentes para evitar una crisis financiera y mantener la oferta de crédito. En consecuencia, si bien el colapso inicial de la actividad económica fue enorme, las economías avanzadas en general exhibieron una rápida recuperación durante el verano y principios del otoño.

No obstante, el grado de incertidumbre económica sigue siendo extraordinariamente alto, lo que refleja una combinación de riesgos al alza y a la baja para las perspectivas económicas. Por ejemplo, como se muestra en la Figura 1, la dispersión entre los pronosticadores profesionales con respecto a las perspectivas económicas de Estados Unidos a corto plazo es ahora similar a los niveles máximos que prevalecieron durante la crisis financiera mundial (Levin y Sinha 2020).

Figura 1 Dispersión entre los pronosticadores profesionales sobre las perspectivas económicas de EE. UU.

Nota: Esta figura muestra el rango intercuartil de los pronósticos de 4 trimestres anticipados del PIB real de EE. UU. Tomados de la Encuesta de pronosticadores profesionales realizada por el Banco de la Reserva Federal de Filadelfia en el último trimestre de cada año calendario; esta medida se normaliza utilizando el nivel medio de dispersión durante 2005-2007.

Estos desarrollos han subrayado la justificación para que los bancos centrales incorporen el análisis de escenarios en sus deliberaciones y comunicaciones sobre políticas (Bordo et al. 2020). Los principales bancos centrales generalmente explican su estrategia de política en términos de un pronóstico de referencia único, con incertidumbre transmitida por gráficos de abanico basados ​​en la distribución de errores históricos de pronóstico. Pero este enfoque no es satisfactorio para enmarcar la estrategia de política del banco central, especialmente en un contexto de mayores incertidumbres y riesgos.

El análisis de escenarios es particularmente ventajoso cuando la incertidumbre es elevada debido a factores que no están bien capturados por los métodos econométricos o estadísticos convencionales. Dicho enfoque tiene como objetivo identificar riesgos específicos para las perspectivas económicas y facilita el desarrollo y la comunicación de planes de contingencia para abordar esos riesgos. Este enfoque es similar a los ejercicios habituales de pruebas de resistencia que se utilizan para garantizar que las grandes instituciones financieras estén preparadas para hacer frente a escenarios adversos, por lo que nos referimos a nuestro enfoque recomendado como “pruebas de resistencia para la política monetaria”.

Algunos funcionarios del banco central podrían preocuparse de que la publicación de evaluaciones de riesgo y planes de contingencia pueda socavar la confianza del público. Sin embargo, estas comunicaciones son ahora una práctica estándar en muchos otros campos, incluida la atención médica, la defensa nacional y la preparación para desastres naturales. Otra preocupación potencial es que la publicación de escenarios alternativos podría limitar indebidamente la flexibilidad de la política del banco central. En la práctica, sin embargo, resultará evidente que tales escenarios pretenden ser ilustrativos, no compromisos vinculantes. Además, los contornos de cada escenario se pueden actualizar periódicamente a la luz de la información entrante, y los responsables de la formulación de políticas pueden fácilmente resaltar o minimizar cualquier escenario en particular a medida que su probabilidad relativa cambie con el tiempo.

Para demostrar los aspectos prácticos de este enfoque, la primavera pasada formulamos un conjunto de tres escenarios ilustrativos que tenían la intención de abarcar el rango de resultados plausibles para la economía estadounidense en ese momento: (1) a escenario de referencia en el que el PIB real de EE. UU. volvería a su nivel anterior a la pandemia para fines de 2022, (2) un escenario benigno en el que la economía se recuperaría por completo a mediados de 2021, y (3) una escenario adverso severo implicando una recuperación estancada durante los próximos años. Para cada escenario, formulamos un conjunto coherente de proyecciones para el PIB real, el desempleo y la inflación de EE. UU., Junto con una evaluación de la trayectoria adecuada de la política monetaria. Además, consideramos específicamente esos escenarios a la luz de las lecciones de episodios históricos clave, incluida la pandemia de influenza de 1918-20, la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial, la Gran Inflación y la Crisis Global.

Como se muestra en la Figura 2, la recuperación económica de EE. UU. Durante los últimos seis meses ha avanzado un poco más rápido que en nuestro escenario base, pero no tan rápido como en nuestro escenario benigno. El crecimiento del PIB real de EE. UU. Ha sido sólido, la tasa de desempleo ha disminuido rápidamente y la inflación subyacente ha ido subiendo. No obstante, el empleo en EE. UU. Permanece muy por debajo de los niveles prepandémicos, mientras que la inflación básica de EE. UU. Se encuentra actualmente en alrededor del 1,5%, similar a su nivel promedio durante la última década y significativamente por debajo del objetivo de inflación del 2% de la Reserva Federal.

Figura 2 Escenarios alternativos para el PIB real de EE. UU. Tras la pandemia de COVID-19

Nota: Los datos sobre el PIB real de EE. UU. Durante 2019 y la primera mitad de 2020 son publicados por la Oficina de Análisis Económico de EE. UU. Los tres escenarios alternativos fueron formulados por Bordo et al. (2020) a fines de la primavera después de la primera ola de la pandemia COVID-19. La proyección mediana del Comité Federal de Mercado Abierto de EE. UU. (FOMC) se publicó el 16 de diciembre de 2020.

Además, como se señaló anteriormente, la incertidumbre sobre las perspectivas económicas sigue siendo extremadamente alta. Ahora se están introduciendo vacunas, pero el ritmo de disponibilidad o aceptación pública aún no está claro. ¿Volverán rápidamente los patrones de gasto de los consumidores a las normas prepandémicas, especialmente con respecto a los viajes y las ventas minoristas físicas? ¿Surgirán nuevas pequeñas empresas para reemplazar las que han cerrado permanentemente? ¿A qué ritmo pueden los trabajadores que perdieron su empleo pasar a trabajar en diferentes sectores u ocupaciones? ¿Se mantendrá la inflación persistentemente baja o comenzará a subir una vez que la pandemia haya terminado?

De hecho, las últimas comunicaciones de la Reserva Federal subrayan el grado de incertidumbre sin proporcionar más claridad sobre la estrategia de política monetaria o los planes de contingencia. Casi todos los participantes en el comité de política monetaria de la Reserva Federal están de acuerdo en que la incertidumbre sigue siendo elevada en relación con la experiencia de las últimas dos décadas. Pero la dispersión en sus proyecciones económicas individuales es mucho más estrecha que la gama plausible de trayectorias de la actividad económica y la inflación de Estados Unidos durante los próximos años.

Esas deficiencias en la comunicación son particularmente agudas dado que la política monetaria de la Reserva Federal ahora se enmarca en términos de objetivos generales amplios para el empleo máximo y la inflación promedio sin proporcionar ninguna información específica sobre su estrategia para alcanzar esos objetivos. Por lo tanto, mirando hacia el futuro, el análisis de escenarios sería particularmente beneficioso para facilitar la efectividad del marco de políticas de la Reserva Federal. De manera más general, los bancos centrales de todo el mundo deberían incorporar el análisis de escenarios en sus deliberaciones y comunicaciones sobre políticas.

Referencias

Baldwin, R y B Weder di Mauro (2020), Mitigar la crisis económica de COVID: actuar rápido y hacer lo que sea necesario, Prensa CEPR.

Bordo, M, A Levin y M Levy (2020), “Incorporación del análisis de escenarios en la estrategia de políticas y comunicaciones de la Reserva Federal”, Documento de trabajo NBER 27369, junio.

Levin, A y A Sinha (2020), “Limitaciones a la efectividad de la orientación futura de la política monetaria en el contexto de la pandemia de COVID-19”, Documento de trabajo NBER 27748, agosto.

Junta de la Reserva Federal de EE. UU. (2020), Resumen de proyecciones económicas, 16 de diciembre.

Latest articles

Dead Space Remake no tendrá cortes de cámara ni microtransacciones

Dead Space 3 Los fanáticos decepcionaron por muchas razones y una de esas razones fue su uso de inclusión de microtransacciones. Electronic...

23 de julio COVID-19, nuevos casos, hospitalizaciones, vacunas

por Riesgo calculado en 23/7/2021 04:50:00 p.m. El promedio de casos de 7 días es el más alto desde el 6 de mayo.El promedio...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »