¿Apoyarán los flujos de capital a través de los bancos mundiales la recuperación económica? -Liberty Street Economics


Si bien los formuladores de políticas de todo el mundo han reaccionado de manera agresiva y rápida al impacto económico negativo común de COVID-19, el momento y las formas de las respuestas de política en la etapa de recuperación económica pueden estar más diferenciados geográficamente. La variedad de respuestas de política, junto con las variaciones en la salud financiera de los bancos, probablemente afectará el flujo de crédito internacional a través de los bancos globales. En esta publicación, nos preguntamos si, basándonos en un precedente histórico, es probable que los bancos globales brinden un apoyo adicional a la recuperación económica en las ubicaciones a las que prestan servicios.



Reacciones políticas sin precedentes a la pandemia

En respuesta al declive económico global provocado por COVID-19, las autoridades aplicaron una variedad de herramientas monetarias, fiscales, prudenciales y regulatorias. Entre estos, se relajaron las herramientas de política macroprudencial relativas a los balances bancarios, al igual que algunas herramientas basadas en el prestatario, como se detalla en
Nier y Olafsson (2020) (vea el primer cuadro a continuación). Los colchones de capital bancario se relajaron para respaldar la provisión de crédito. Los colchones de capital macroprudenciales, incluidos el colchón anticíclico (CCyB), el colchón de capital anticíclico sectorial (SCCyB), el colchón de estabilidad nacional (DSB) y el colchón de riesgo sistémico (SRB), expresados ​​como porcentaje de los activos ponderados por riesgo, se redujeron entre 25 puntos básicos y 300 puntos básicos en todos los países (consulte el segundo gráfico a continuación). Además, se han relajado los límites de concentración, que imponen un máximo a las partes de la cartera de activos relevantes de un banco que pueden dedicarse a prestatarios específicos. La relajación de las herramientas basadas en el prestatario ha incluido permitir mayores relaciones préstamo-valor (LTV) y deuda-ingresos para hogares y pequeñas empresas que experimentan dificultades financieras temporales. Los esquemas de garantía fiscal que respaldan la economía real también se utilizaron ampliamente, retrasando o moderando las pérdidas crediticias en los balances bancarios.

Será

¿Apoyarán los flujos de capital a través de los bancos mundiales la recuperación económica?

Una vez que la recuperación económica esté bien encaminada, la atención de los gobiernos se centrará en la normalización progresiva de las políticas, para garantizar un grado adecuado de resistencia frente a futuras crisis. Sin embargo, debido a las diferencias en el progreso hacia la recuperación en la economía en general y en sectores particulares, es probable que esta normalización de la política esté menos sincronizada a nivel mundial que el relajamiento inicial de la política. Además, si se analizan los países, es probable que surjan bancos nacionales con diferentes niveles de solidez de los balances. Los reguladores deben decidir cuándo y en qué medida deben restablecerse los colchones de capital agotados. Si se materializan grandes pérdidas crediticias, el sector bancario nacional podría, en respuesta, centrarse en la reconstrucción de capital. Esto, a su vez, puede debilitar temporalmente la capacidad de los bancos nacionales para respaldar el crecimiento y la recuperación internos.

¿Apoyarán los efectos de contagio a través de los bancos globales las recuperaciones locales?

Históricamente, los flujos de capital internacional a través de los bancos globales responden a cambios en las medidas de política. ¿Cómo se verían estas respuestas después de la pandemia? Los bancos extranjeros podrían contribuir a las entradas en las economías y, por lo tanto, compensar en parte la capacidad debilitada de los bancos nacionales para otorgar préstamos y respaldar la recuperación. Estos efectos de contagio positivos en apoyo del crecimiento son más fuertes cuando los bancos mundiales están mejor capitalizados y tienen una posición de liquidez más sólida. Sin embargo, si los requisitos de capital más estrictos restringen los flujos de financiamiento de los bancos mundiales, la política interna puede enfrentar mayores compensaciones entre el crecimiento económico y la estabilidad financiera.

Además, el tipo de medida cautelar es importante. Suponga que la política se centra en abordar el riesgo de préstamos hipotecarios excesivos ajustando las medidas basadas en el prestatario, como los coeficientes LTV. A pesar de la pandemia, dado que los precios inmobiliarios han aumentado en muchos países incluso durante la pandemia, este podría no ser un escenario improbable. En este caso, es posible que las autoridades deseen restringir los préstamos a los mercados internos sobrecalentados por parte de bancos nacionales y extranjeros.

Estos ejemplos indican que los efectos secundarios de las medidas prudenciales sobre los préstamos transfronterizos pueden ser positivos o negativos. Para evaluar adecuadamente los efectos secundarios, es necesario tener en cuenta el tipo y la intensidad de las herramientas prudenciales aplicadas y las características de las instituciones crediticias.

Investigaciones recientes informan cómo las recuperaciones asimétricas y la normalización de las políticas entre países pueden inducir cambios en los patrones de préstamos internacionales a través de los bancos. los Red de Investigación Bancaria Internacional (IBRN) organizó una evaluación entre países de los efectos secundarios de las políticas prudenciales a través de los bancos mundiales. Consistió en la investigación de quince equipos de países individuales, así como en dos estudios comparativos entre países. Los investigadores trabajaron en estrecha coordinación con datos y métodos comparables. Este trabajo utilizó un nuevo Base de datos del IBRN sobre instrumentos prudenciales—Construido conjuntamente por IBRN, la junta de la Reserva Federal y el Fondo Monetario Internacional — que cubre sesenta y cuatro países con datos trimestrales de 2000 a 2018. Las principales conclusiones del esfuerzo de investigación conjunto se resumen en Buch y Goldberg (2017). Argumentan que los efectos de contagio a través del crecimiento de los préstamos no pueden ignorarse: los efectos de contagio son significativos en un tercio de los diecisiete estudios y varían entre los instrumentos prudenciales y los bancos. Por ejemplo, los bancos bien capitalizados para los que los requisitos prudenciales más estrictos son menos vinculantes tienden a ampliar sus cuotas de mercado y a prestar más que los bancos más débiles.

Los conocimientos sobre los mecanismos subyacentes pueden extraerse de estudios de países. Por ejemplo, estudios de bancos alemanes y estadounidenses muestran que los bancos globales expandieron los préstamos en sus ubicaciones de origen cuando se endurecieron los requisitos de capital extranjero (Berrospide, Correa, Goldberg y Niepmann 2017; Ohls, Pramor y Tonzer 2017). El crecimiento de los préstamos de los bancos alemanes en el extranjero tendió a contraerse; para los bancos estadounidenses, la reacción varió según los tipos de instrumentos de política. Ambos estudios encontraron que los préstamos de las filiales alojadas de bancos extranjeros (es decir, sucursales de bancos extranjeros en el país anfitrión) no cambiaron significativamente cuando el país matriz extranjero endureció los requisitos de capital. Para los bancos de ambos países, el tipo de cambio de política es importante: por ejemplo, los bancos globales contrataron préstamos a países extranjeros que elevaron los requisitos de reserva local, mientras que no reaccionaron mucho a los cambios en los ratios LTV o ratios de concentración en el extranjero.

Los cambios en los instrumentos prudenciales también pueden cambiar las cuotas de mercado entre los bancos nacionales y mundiales. Los estudios de bancos canadienses, franceses, italianos y holandeses apuntan hacia un efecto de derrame positivo: el crecimiento de los préstamos externos tendió a aumentar a medida que los instrumentos prudenciales en el extranjero se endurecieron (Bussière, Schmidt y Vinas 2017; Caccavaio, Carpinelli y Marinelli 2017; Damar y Mordel 2017; Frost, de Haan y van Horen 2017). Así, los bancos extranjeros ganaron participación de mercado durante un episodio de requisitos más estrictos, ya sea porque no se vieron directamente afectados por las regulaciones más estrictas o porque las regulaciones eran menos vinculantes. Por ejemplo, los bancos bien capitalizados pueden haber aprovechado la oportunidad para expandir su presencia internacional cuando otros países aumentaron sus ratios de capital limitando las actividades de los bancos locales. Algunos de los posicionamientos y tendencias pueden ser sensibles a la forma organizativa de las exposiciones de los bancos globales de los países a ubicaciones en el extranjero.

En general, los bancos mejor capitalizados tienden a ser prestamistas menos volubles y pueden asumir mayores riesgos (Avdjiev, Gambacorta, Goldberg y Schiaffi 2020). Esta inversión previa en el fortalecimiento de la capacidad de los bancos para resistir las tensiones, así como las amplias medidas de política para amortiguar el impacto del shock económico mundial, hicieron que las paradas repentinas de los flujos de capital bancario durante la pandemia fueran más limitadas de lo que inicialmente se temía en la mayoría de los países.

Interacción entre política prudencial y política monetaria

Las medidas prudenciales más estrictas pueden obstaculizar la transmisión de una política monetaria más flexible, razón por la cual la postura macroprudencial se relajó a raíz de la crisis del COVID-19. La política prudencial puede permitir que la política monetaria sea más acomodaticia de lo que sería en otro caso: en ausencia de herramientas macroprudenciales que aborden los riesgos para la estabilidad financiera, la política monetaria puede necesitar ser excesivamente restrictiva si tiene en cuenta los efectos secundarios sobre la estabilidad financiera.

La política macroprudencial podría interactuar con la política monetaria a través de las actividades de los bancos globales. En un proyecto IBRN Bussière y col. (2020) resume seis estudios centrados en cómo la política macroprudencial afecta la transmisión de la política monetaria y la propagación de shocks a través de las fronteras. Los estudios fueron realizados conjuntamente por once bancos centrales y organizaciones internacionales. Entre estos estudios, Avdjiev, Hardy, McGuire y von Peter (2020) Adopte una perspectiva entre países, utilizando las estadísticas bancarias internacionales del Banco de Pagos Internacionales, para distinguir el papel de los factores de origen y de destino en la evaluación de los derrames de política monetaria y prudencial. Los resultados indican que tanto la magnitud como el signo de los efectos de las medidas prudenciales pueden depender de la naturaleza de las medidas. También encuentran que las características del banco son importantes: el tamaño del banco (su estado como un banco global sistémicamente importante [G-SIB], específicamente) juega un papel clave en la transmisión de la política monetaria interna y su interacción con la política macroprudencial en los países receptores.

Qué vigilar

Los efectos de contagio de las políticas a través de los bancos mundiales están determinados por las características de los bancos, el entorno macroeconómico y el tipo de instrumento de política. La respuesta de los bancos globales a los cambios en las políticas plantea numerosos problemas de regulación y coordinación, según lo discutido por Buch, Bussière y Goldberg (2021). Es importante monitorear estas respuestas para comprender mejor cómo las políticas interactúan con la capacidad de los bancos para respaldar la recuperación económica. Este seguimiento debe hacer uso de las amplias infraestructuras e instituciones que se han puesto en marcha. Puede beneficiarse en términos de acceso a microdatos, marcos de pruebas de resistencia, mejoras metodológicas, redes de investigadores internacionales y modos establecidos de cooperación entre las autoridades nacionales.

Claudia M. Buch es vicepresidenta de Deutsche Bundesbank.

Matthieu Bussière es director de Banque de France.

Goldberg_lindaLinda Goldberg es vicepresidente senior del Grupo de Investigación y Estadísticas del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Cómo citar esta publicación:

Claudia M. Buch, Matthieu Bussière y Linda S. Goldberg, “Will Capital Flows through Global Banks Support Support Economic Recovery?” Banco de la Reserva Federal de Nueva York Economía de Liberty Street, https://libertystreeteconomics.newyorkfed.org/2021/03/claudia-m-buch-matthieu-bussière-and-linda-s-goldberg- while-policymakers-around-the-world-have-aggressively-and-s .html.


Descargo de responsabilidad

Las opiniones expresadas en esta publicación son las del autor y no reflejan necesariamente la posición del Banco de la Reserva Federal de Nueva York o el Sistema de la Reserva Federal. Cualquier error u omisión es responsabilidad del autor.

Latest articles

Desde Macy’s hasta Albertsons, el reconocimiento facial ya está en todas partes

Algunas de las tiendas más populares de EE. UU., Incluidas Macy's y Albertsons, están utilizando el reconocimiento facial en sus clientes,...

Número 1396: la UE contra las ciberamenazas (edición digital)

Modo de pantalla completa... ¿Interesado en nuestra edición impresa semanal? Nuestra...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »