El momento de los ingresos de los padres es tan importante para los niños como una única medida de los ingresos de los padres


El momento de los ingresos de los padres es tan importante para los niños como una única medida de los ingresos de los padres

Pedro Carneiro, Italo López García, Kjell G. Salvanes, Emma Tominey 24 de enero de 2021

La pandemia COVID-19 ha creado una crisis para los niños que se espera que reduzca sus habilidades, o capital humano, a través del efecto del cierre de escuelas (Burgess y Sievertsen 2020, Fuchs-Schündeln et al.2020), así como a través del trabajo de los padres. y pérdida de ingresos y problemas de salud mental (Moroni et al. 2020). La evidencia económica sugiere que es probable que las consecuencias negativas sean mucho peores para los niños de entornos más pobres (Tominey 2020), cuya reacción a los eventos negativos es mayor que para otros niños. Debido a que el aprendizaje engendra aprendizaje (Carneiro et al. 2020), es probable que haya una pérdida a largo plazo de las habilidades de los niños y la política gubernamental específica es crucial.

Una opción de política es aumentar los niveles de ingresos de los hogares con niños a través de transferencias de efectivo o créditos fiscales, con la esperanza de que un mayor ingreso familiar pueda mejorar las inversiones de los padres en los niños y los resultados de los niños. Los economistas y sociólogos han investigado durante mucho tiempo hasta qué punto los ingresos de una generación están vinculados a los ingresos de sus padres: el grado de movilidad intergeneracional. Nuestra nueva investigación (Carneiro et al. 2020) muestra que el momento de los ingresos durante la infancia puede ser tan importante o más que una sola medida de los ingresos de los padres.

Como los modelos económicos estándar analizan el efecto de los ingresos de los padres sobre los ingresos de los hijos más adelante en la vida, la mayoría de los estudios empíricos sobre movilidad intergeneracional colapsan los años de la infancia en un solo período de la vida (por ejemplo, Becker y Tomes 1979, 1986). Sin embargo, modelos más realistas de inversiones de los padres en los niños distinguen varias etapas de la infancia (por ejemplo, Cunha y Heckman 2007, Cunha et al. 2010, Caucutt y Lochner 2020).

Ampliamos la literatura sobre la transmisión intergeneracional examinando la relación entre los resultados de los niños en la edad adulta y el momento en que los padres reciben ingresos durante sus años de infancia. Utilizando datos administrativos de Noruega, medimos una amplia gama de resultados de los niños, incluidos los años de escolaridad, los ingresos a los 30 años, la deserción de la escuela secundaria, la asistencia a la universidad, el coeficiente intelectual y el embarazo en la adolescencia. Para simplificar el procedimiento empírico, dividimos la infancia en tres períodos: temprana (0 a 5 años), media (6 a 11 años) y tardía (12 a 17 años).

Un primer hallazgo importante destaca que el éxito de los niños aumenta en los hogares donde los ingresos de los padres son más altos en la primera infancia (0 a 5 años) o durante la adolescencia (12 a 17 años), en comparación con la niñez media (6 a 11 años).

La Figura 1 traza el cambio en los años de escolaridad del niño en el eje y cuando los ingresos en la infancia media aumentan al mismo tiempo que los ingresos en la primera infancia disminuyen a lo largo del eje horizontal, manteniendo el ingreso familiar permanente de por vida (la suma de los ingresos entre 0-17 años) constante.

Figura 1 Años de escolaridad del niño según el ingreso de los padres: aumentaron los ingresos de la niñez media, disminuyeron los ingresos de la niñez temprana

Para muchos niveles diferentes de ingresos permanentes de por vida, el patrón general es de pendiente descendente, lo que nos dice que la escolarización de los niños es menor en los hogares con ingresos relativamente altos entre los 6 y 11 años, pero bajos ingresos entre los 0 y 5 años, en comparación con los hogares cuyos ingresos son más altos. en los primeros años.

A partir de la figura, se confirma el hallazgo general en la literatura de que a los niños les va mejor en hogares con altos ingresos permanentes (PI alto en comparación con PI bajo). Sin embargo, también encontramos que para un nivel dado de ingresos permanentes, el momento de los ingresos es importante. Un patrón similar se observa en la Figura 2, que compara los ingresos en la niñez media con los ingresos en la adolescencia a lo largo del eje vertical.

Figura 2 Años de escolaridad del niño por ingreso de los padres: ingreso de la niñez media vs ingreso de la adolescencia

En segundo lugar, el éxito del niño es mayor cuando los padres tienen un nivel de ingresos estable durante la primera infancia y la adolescencia. En el eje vertical de la Figura 3, los ingresos son inicialmente altos en los primeros años entre los 0 y los 5 años y descienden a lo largo del eje vertical, mientras que los ingresos en la adolescencia entre los 11 y los 17 años comienzan en niveles bajos y aumentan en el eje vertical. El efecto sobre los años de escolaridad del niño es inicialmente positivo.

figura 3 Años de escolaridad del niño según los ingresos de los padres: ingresos elevados de la primera infancia y de la adolescencia

Al pasar de bajos ingresos en la adolescencia y altos ingresos en la primera infancia a un perfil más equilibrado, aumenta la escolarización infantil. Luego, una vez que los ingresos están más equilibrados en estos dos períodos, los aumentos adicionales en los ingresos de los padres adolescentes y las caídas en los ingresos de la primera infancia hacen que la escolarización de los niños disminuya.

¿Por qué es esto? Cuando los ingresos de los padres aumentan o disminuyen, el dinero que gastan en sus hijos cambiará, lo que en consecuencia cambia el desempeño de un niño en la vida. Un nivel equilibrado de ingresos durante la primera infancia y la adolescencia puede mejorar el éxito del niño porque existen complementariedades dinámicas en el efecto de las inversiones de los padres a lo largo del tiempo, por lo que el ‘rendimiento’ de las inversiones en la primera infancia está aumentando en el nivel de las inversiones en la adolescencia, y viceversa.

El procedimiento empírico compara los resultados de los niños de familias con diferentes perfiles de ingresos en los tres períodos de la infancia, pero con el mismo ingreso permanente. Esto significa que el análisis compara dos hogares con el mismo nivel de ingresos permanentes pero un perfil de ingresos diferente en todas las etapas de la niñez.

Observamos a todos los niños nacidos en Noruega entre 1971 y 1980 y equiparamos los ingresos de ambos padres en cada año de la infancia entre 0 y 18 años y una amplia gama de resultados infantiles durante la adolescencia y la edad adulta temprana.

Referencias

Becker, Gary S y Nigel Tomes (1979), “Una teoría del equilibrio de la distribución del ingreso y la movilidad intergeneracional”, Revista de Economía Política 87 (6): 1153–89.

Becker, Gary S y Nigel Tomes (1986), “El capital humano y el ascenso y caída de las familias”, Revista de Economía Laboral 4 (3 Pt. 2): 1–47.

Cunha, Flavio y James Heckman (2007), “La tecnología de la formación de habilidades”, American Economic Review 97 (2): 31–47.

Burgess, Simon y Hans Henrik Sievertsen (2020), “Escuelas, habilidades y aprendizaje: el impacto de COVID-19 en la educación”, VoxEU.org, 1 de abril.

Carneiro, Pedro, Italo Lopez Garcia, Kjell G Salvanes y Emma Tominey (2020), “La movilidad intergeneracional y el momento de la renta de los padres”, Revista de Economía Política, próximo.

Caucutt, Elizabeth M y Lance Lochner (2020), “Inversiones de capital humano tempranas y tardías, restricciones de endeudamiento y la familia”, Revista de Economía Política 128 (3).

Cunha, Flavio, James J Heckman y Susanne M Schennach (2010), “Estimación de la tecnología de formación de habilidades cognitivas y no cognitivas”, Econometrica 78 (3): 883–931.

Fuchs-Schündeln, Nicola, Dirk Krueger, Alexander Ludwig e Irina Popova (2020), “Los efectos a largo plazo de los cierres de escuelas”, VoxEU.org, 12 de noviembre.

Moroni, Gloria, Cheti Nicoletti y Emma Tominey (2020), “Las habilidades socioemocionales de los niños y el entorno familiar durante la crisis del COVID-19”, VoxEU.org, 9 de abril.

Tominey, Emma (2020), “¿Cómo podría afectar la crisis a los niños de entornos más pobres?”, Observatorio Económico, 10 de junio.

Latest articles

Estas son las 10 casas más caras del área de Houston vendidas en enero de 2021

En total, las 10 casas más caras del área de Houston vendidas en enero de 2021 suman alrededor de 68,571 pies cuadrados de...

Por qué los propietarios negros e hispanos de pequeñas empresas se han visto tan afectados por la recesión pandémica

Yves aquí. La crisis financiera acabó con una enorme cantidad de riqueza negra. Ahora tenemos la pandemia golpeando desproporcionadamente a los...

Impuestos internacionales en Costa Rica: lo que necesita saber

Comprender los impuestos internacionales en Costa Rica es importante para cualquier ejecutivo o empresa extranjera que esté considerando lanzar un producto al mercado...

Ewan McGregor se anima para ‘Obi-Wan Kenobi’ en una nueva foto

Que la flexibilidad te acompañe. La estrella de Obi-Wan Kenobi, Ewan McGregor, ha estado trabajando para volver a su papel de Jedi, ya que...
31.5k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »