Los efectos cicatrizantes de las recesiones en los trabajadores jóvenes


Existe un creciente reconocimiento de que los jóvenes fueron los más afectados por el ajuste del mercado laboral a la Gran Recesión (OCDE 2016). La moderada recuperación de los mercados laborales juveniles que siguió sugiere efectos devastadores de la crisis, a través de la escasa correspondencia inicial entre empresas y trabajadores y la atrofia de las habilidades. De hecho, estudios que abarcan América del Norte, Japón y Europa muestran que la entrada al mercado laboral durante una recesión puede reducir los ingresos hasta 10 años después de la graduación (Kahn 2010, Genda et al.2010, Oreopolous et al.2012, Raaum y Røed 2006). El impacto de COVID-19 ha reavivado el interés en tales efectos de cicatrización, con preocupaciones emergentes sobre las trayectorias profesionales de la ‘clase corona’ (OCDE 2020) y la clase de 2010, que probablemente todavía sentía el legado de la Gran Recesión cuando COVID- 19 hit.

En este contexto, nuestro artículo reciente explora las consecuencias de la entrada al mercado laboral durante una recesión, la primera evidencia de este tipo para Australia (Andrews et al. 2020). Contribuimos a la literatura internacional mediante el uso de un conjunto de datos de empleado-empleador vinculado longitudinalmente para proporcionar una explicación matizada de por qué los efectos de las cicatrices se desvanecen con el tiempo. Esto proporciona información crucial sobre cómo las políticas pueden mejorar los efectos devastadores de las recesiones.

Las consecuencias de graduarse en una recesión

Aprovechamos la variación dentro y entre las tasas de desempleo juvenil a nivel estatal para estimar cómo las condiciones del mercado laboral local en el momento de la graduación dan forma a los ingresos y perfiles de empleo posteriores de los trabajadores. Fundamentalmente, controlamos otros factores que podrían influir en los ingresos y trayectorias laborales de un graduado (por ejemplo, ciclos económicos nacionales); y dar lugar a diferencias en las características no observadas de las cohortes de graduados (por ejemplo, reformas a las políticas de educación superior). Nuestros resultados tampoco parecen verse afectados por posibles sesgos de selección (por ejemplo, si los choques cíclicos regionales impulsan más estudios o decisiones de emigración).

Empíricamente, un aumento de 5 puntos porcentuales en la tasa de desempleo juvenil, un episodio típico de contracción, se asocia con disminuciones en los ingresos y la relación empleo-población de 8 y 3,5 por ciento, respectivamente, según el impacto. La pérdida implícita se reduce al 3,5% y al ¾%, respectivamente, después de cinco años, antes de desaparecer a alrededor de cero diez años después.

También surgen efectos heterogéneos. Las cicatrices son menos frecuentes para los graduados que son mayores (que ya pueden tener un pie en el mercado laboral), obtuvieron títulos de nivel superior o asistieron a instituciones más prestigiosas. Lo mismo ocurre con los jóvenes que no asisten a la universidad (en comparación con los que sí lo hacen), lo que sugiere que parte del mecanismo de cicatrización se relaciona con una mala calidad de coincidencia y / o una depreciación del capital humano. Finalmente, los efectos de las cicatrices son más persistentes para las mujeres graduadas y para las personas que se graduaron después del 2000.

En general, los choques que golpean a los trabajadores al comienzo de sus carreras son más importantes que los que golpean más tarde. Esto puede reflejar la mayor necesidad de los trabajadores jóvenes de clasificar en trabajos bien adaptados (Topel y Ward 1992); (ii) la posibilidad de refugiarse en los puestos de trabajo existentes; (iii) mayor tendencia a trabajar para empresas jóvenes, que son menos resistentes a los shocks (Davis y Haltiwanger 2019); y (iv) mayor exposición a cicatrices psicológicas y efectos de señalización, dada su falta de historial laboral.

Figura 1 Impacto de un aumento de 5 puntos porcentuales en la tasa de desempleo juvenil del estado australiano en los resultados de los graduados, 1991-2017

Panel A: Salarios

Panel B: Productividad de la empresa

Nota: La figura muestra el impacto estimado en los salarios (o la productividad de la empresa) de la exposición a una tasa de desempleo juvenil estatal 5 puntos porcentuales más alta al graduarse, hasta diez años después de la graduación. Se basa en una regresión del logaritmo de los ingresos anuales medios (o la productividad laboral de la empresa) sobre la tasa de desempleo juvenil en el estado y el año de graduación, con efectos fijos de año, estado, cohorte y cohorte *.
Fuente: Andrews y col. (2020).

Mecanismos

Nuestras estimaciones capturan tanto los efectos directos de las perturbaciones laborales adversas en el momento de la entrada, como la persistencia de las mismas (Oreopoulos et al. 2012). Controlar por estos últimos arroja efectos cualitativamente similares, aunque más modestos, lo que sugiere que la evolución posterior de la tasa de desempleo afecta el perfil de ingresos-experiencia. Esto pone de relieve el papel potencial de las políticas de estabilización macroeconómica oportunas que, al respaldar una recuperación rápida, pueden reducir las cicatrices simplemente asociadas con una recuperación más prolongada.

Los impactos adversos también parecen alterar la calidad de la correspondencia entre trabajadores y empresas. Los graduados, especialmente las mujeres jóvenes, que ingresan al mercado laboral durante las recesiones inicialmente encuentran trabajo (o permanecen en el trabajo) en empresas de menor productividad. Sin embargo, con el tiempo, este diferencial negativo de productividad de las empresas se reduce, lo que apuntala el proceso de recuperación de los ingresos, dado el fuerte vínculo entre los salarios de los trabajadores y la productividad de las empresas (Card et al. 2018).

El dinamismo del mercado laboral es un mecanismo clave que sustenta este proceso de puesta al día. Si bien las personas que se gradúan en recesiones inicialmente tienen tasas de cambio de trabajo más bajas, su movilidad eventualmente aumenta en relación con el grupo de control, lo que les permite cambiar a empresas más productivas.

El corolario es que los factores que inhiben el dinamismo del mercado laboral harán que sea más difícil superar la mala calidad inicial del emparejamiento, lo que podría explicar dos fuentes de heterogeneidad. Primero, después de graduarse en una recesión, las mujeres cambian de trabajo con menos frecuencia que los hombres, lo que puede explicar por qué las cicatrices son más persistentes para las mujeres. En segundo lugar, la disminución estructural en las tasas de cambio de trabajo durante las últimas décadas, que ha sido particularmente evidente para los trabajadores más jóvenes y con un alto nivel de educación, posiblemente explique por qué las cicatrices son más prominentes después de 2000.

Implicaciones políticas

Nuestro análisis destaca una poderosa complementariedad entre la política macroeconómica y estructural para mitigar los efectos devastadores de las recesiones en los trabajadores jóvenes.

Primero, la acción de política macroeconómica oportuna puede potencialmente amortiguar los efectos de los choques adversos sobre los trabajadores, lo que sugiere que la respuesta de política macroeconómica estimulante al COVID-19 observada en muchos países ayudará a respaldar las trayectorias profesionales de los trabajadores jóvenes.

En segundo lugar, las reformas estructurales que mejoran la movilidad laboral pueden ayudar a la resiliencia macroeconómica dado que el cambio de trabajo a empresas más productivas puede ayudar a deshacer parte del daño de graduarse durante una recesión.

Una consecuencia del declive en el dinamismo del mercado laboral observado en los países de la OCDE desde principios de la década de 2000 es que los trabajadores jóvenes que se graduaron durante la Gran Recesión pueden haber estado atrapados en empresas de baja productividad durante más tiempo. Y en un mundo donde COVID-19 desencadena una reasignación de recursos a gran escala (Barrero et al. 2020), los trabajadores jóvenes pueden incluso tener más que ganar con las reformas estructurales que mejoran la movilidad laboral.

Referencias

Andrews, D, N Deutscher, J Hambur y D Hansell (2020), “Los efectos profesionales de las condiciones del mercado laboral al inicio”Documento de trabajo del Tesoro de Australia núm. 2020-01.

Barrero, JM, N Bloom y SJ Davis (2020), “COVID-19 Is Also a Relocation Shock”, Artículos de Brookings sobre actividad económica.

Raaum, O y K Røed (2006), “¿Las condiciones del ciclo económico en el momento de la entrada en el mercado laboral afectan las perspectivas laborales futuras?” Revisión de economía y estadística 88 (2): 193-210.

Tarjeta D, AR Cardoso, J Heining y P Kline (2018), “Las empresas y la desigualdad del mercado laboral: evidencia y alguna teoría”, Revista de Economía Laboral 36 (S1): 13-70.

Davis SJ y JC Haltiwanger (2019), “Dynamism disminuished: The role of estate market and credit conditions”, NBER Working Paper No. 25466.

Genda, Y, A Kondo y S Ohta (2010), “Efectos a largo plazo de una recesión en la entrada al mercado laboral en Japón y Estados Unidos”, Revista de Recursos Humanos 45 (1): 157-196.

Kahn, LB (2010), “Las consecuencias a largo plazo en el mercado laboral de graduarse de la universidad en una mala economía”, Economía Laboral 17 (2): 303-316.

OCDE (2016), Sociedad de un vistazo, OCDE, París.

OCDE (2020), Perspectivas de empleo, OCDE, París.

Oreopoulos, P, T von Wachter y A Heisz (2012), “Los efectos profesionales a corto y largo plazo de graduarse en una recesión”, American Economic Journal: Economía aplicada 4 (1): 1-29.

Topel, RH y MP Ward (1992), “La movilidad laboral y las carreras de los hombres jóvenes”, Revista trimestral de economía 107 (2): 439-79.

Latest articles

FirstFT: Las mejores historias de hoy | Tiempos financieros

Buenos dias. ¿Qué tan bien te mantuviste al día con las noticias esta semana? Responde nuestro cuestionario descubrir.Joe Biden se está...

Leaked Nvidia RTX 3080 Ti GPU shown mining Ether at 118 Mh/s

La serie de tarjetas gráficas RTX 30 de Nvidia ha estado sujeta a interminables especulaciones, rumores e incluso burlas desde que la empresa...

La estrella del baloncesto de la Universidad de Kentucky, Terrence Clarke, fallece a la edad de 19 años después de un accidente automovilístico

Enviamos nuestro más sentido pésame a los seres queridos del jugador de baloncesto de la Universidad de Kentucky, Terrence Clarke, quien lamentablemente falleció...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »