Por qué los padres ricos tienen hijos ricos


Sreevidya Ayyar, Uta Bolt, Eric French, Jamie Hentall MacCuish, Cormac O’Dea 05 mayo 2021

Los padres ricos tienen hijos ricos. ¿Por qué es ese el caso?

Los hijos de familias ricas tienden a diferir de sus pares más pobres en múltiples formas. Tienen menos hermanos y padres más educados. Sus padres pasan más tiempo con ellos y los envían a escuelas de mejor calidad. Sus habilidades cognitivas son más altas y completan más años de escolaridad. Se ha descubierto que todos estos canales afectan los ingresos de un individuo (Blanden et al. 2007, Keane y Wolpin 2001, Cunha y Heckman 2008, Daruich y Kozlowski 2020). Sin embargo, para diseñar políticas que mejoren la movilidad intergeneracional, necesitamos comprender cómo estos canales interactúan entre sí para generar correlaciones en los ingresos de por vida entre generaciones.

Tomemos el ejemplo de la calidad escolar. Asistir a una escuela de alta calidad puede tener efectos directos a largo plazo en las ganancias de por vida de un individuo al crear una red profesional más valiosa, por ejemplo. Sin embargo, asistir a una escuela de mayor calidad también puede tener efectos indirectos sobre los ingresos de por vida a través de la mejora de las habilidades cognitivas y / o la permanencia del estudiante en la educación por más tiempo. Es más probable que cada uno de estos canales beneficie a los niños de padres más ricos, que tienden a tener acceso a mejores escuelas. En un nuevo artículo (Bolt et al. 2021a), utilizamos el análisis de mediación para cuantificar los diferentes canales a través de los cuales los ingresos de los padres pueden afectar los ingresos de por vida de un individuo. Descubrimos que la persistencia de los ingresos entre generaciones se explica principalmente por las diferencias en las inversiones recibidas durante la infancia, que a su vez generan diferencias en la cognición, los años dedicados a la educación y, en última instancia, los ingresos durante toda la vida.

Aprovechamos datos únicos del Estudio Nacional de Desarrollo Infantil (NCDS), que inicialmente encuestó a las familias de toda la población de niños nacidos en una semana en particular en 1958 y los ha seguido hasta el día de hoy. El NCDS contiene abundante información sobre: ​​ingresos familiares y circunstancias durante la infancia, indicadores del tiempo de calidad que los padres dedicaron a sus hijos, indicadores de la calidad de las escuelas a las que asistieron, medidas de habilidades cognitivas, así como resultados educativos finales e ingresos a lo largo ciclo vital.

La Tabla 1 muestra gradientes para algunos de nuestros canales de interés por tercil de ingresos de los padres. La tabla muestra que los niños de hogares de ingresos altos tienen menos hermanos y padres más educados que los nacidos de padres de ingresos más bajos. Los maestros informan que los padres de altos ingresos están más interesados ​​en la educación de sus hijos. Además, es más probable que los hijos de padres de altos ingresos vayan a escuelas donde: los padres asisten a reuniones educativas a los siete años, la proporción de alumnos por maestro es baja a los 11 años y una gran fracción de los estudiantes están haciendo GCE a los 16 años (una opción opcional). examen para progresar a la educación superior). Como resultado, los niños de hogares más ricos desarrollan mayores habilidades cognitivas; a los 16 años, los puntajes de lectura eran un 21% de una desviación estándar más alta en promedio para los niños con padres de altos ingresos en comparación con los niños con padres de bajos ingresos.

La Tabla 1 describe solo un subconjunto de las variables que usamos. Combinamos estas variables utilizando un enfoque analítico de factores para predecir las inversiones de tiempo latente, la calidad escolar y la cognición, similar a Heckman et al. (2013). El enfoque analítico de factores nos permite utilizar todas las medidas disponibles al tratarlas como medidas ruidosas de la calidad escolar, el tiempo de los padres y la cognición.

tabla 1 Medias muestrales, por ingresos de los padres

Nota: La columna final informa los valores P de las pruebas F que prueban la hipótesis nula de igualdad de medias entre los terciles de ingresos de los padres. Las medidas de inversión de tiempo son medidas informadas por el maestro que se preguntan cuando los niños tienen 7, 11 y 16 años. Los maestros pueden evaluar a los padres como muy interesados, un poco interesados, nada interesados. Informamos la fracción de madres y padres que están muy interesados.

Encontramos que la elasticidad intergeneracional de los ingresos, o IGE (que es una medida de la relación entre los ingresos de por vida de los padres y los hijos), es de 0,32 para los hombres y 0,24 para las mujeres. La primera parte de las Figuras 1 y 2 muestra las fracciones de esta relación explicadas por las diferencias en el entorno familiar, la inversión de tiempo, la calidad de la escuela, la cognición a los 16 años y los años completos de escolaridad cuando solo consideramos los efectos directos de cada variable en los ingresos de por vida. Estas variables explican más de la mitad del IGE –– 54% y 62% para hombres y mujeres, respectivamente (el resto se explica por factores más allá de los que consideramos, como mejores redes laborales).

Las figuras 1 y 2 resumen los principales resultados para hombres y mujeres, respectivamente.

Figura 1

Figura 2

En el primer panel de cada figura, encontramos que los años de escolaridad y cognición explican fracciones importantes y grandes del IGE, tanto para hombres como para mujeres. Luego investigamos si la escolarización y la cognición son impulsadas por inversiones de vidas anteriores y antecedentes familiares.

En los segundos paneles de las Figuras 1 y 2, consideramos los efectos indirectos a través de los años de escolaridad. Por ejemplo, para la cognición, ahora también contabilizamos su efecto sobre los ingresos de por vida a través de su efecto sobre los años de escolaridad. Al hacerlo, encontramos que la fracción del IGE que se explicaba anteriormente por las diferencias en los años de escolaridad en realidad se puede explicar por las diferencias en la cognición. Esto sugiere que no son los ingresos de los padres per se, sino los niveles cognitivos más altos de los hijos de padres de altos ingresos los que fomentan un mayor nivel educativo.

El siguiente nivel de nuestro análisis, ilustrado en el tercer panel de cada figura, aborda las fuentes de las habilidades cognitivas. Permitimos que la inversión de tiempo de los padres, la calidad de la escuela y los antecedentes familiares afecten al IGE no solo directamente y a través de los años de escolaridad, sino también a través de la cognición. Luego, encontramos que la fracción del IGE que proviene del gradiente cognitivo puede explicarse en gran medida por las diferencias en el tiempo y las inversiones en calidad escolar recibidas durante la infancia. Esto es consistente con la literatura previa que ha encontrado efectos significativos de las inversiones de los padres en el desarrollo cognitivo (Attanasio et al. 2016).

Por último, dejamos que los antecedentes familiares, que comprenden la educación del padre y la madre y el número de hermanos, tengan un efecto indirecto al afectar las inversiones. Una vez que lo hacemos, los antecedentes familiares explican el 19% (34%) del IGE para hombres (mujeres). Esto contrasta con el efecto cero de los antecedentes familiares que encontramos en nuestro análisis de línea de base. En otras palabras, los antecedentes familiares son importantes, pero solo porque afectan las inversiones, que luego afectan la cognición y los años de escolaridad. Este resultado es consistente con Carneiro et al. (2007) y Akresh et al. (2019), quienes encuentran que los aumentos en la educación de los padres conducen a resultados infantiles más favorables. Sin embargo, también encontramos que incluso si controlamos los antecedentes familiares, el gradiente de ingresos de los padres restante de las inversiones explica el 28% del IGE. Esto sugiere que un mayor ingreso de los padres conduce directamente a mayores inversiones en los hijos, y no solo se debe a los antecedentes familiares, un punto desarrollado con mayor detalle en Bolt et al. (2021b). Esto respalda la conjetura de Bastian y Lochner (2021) de que el aumento en los recursos financieros de programas como el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo es lo que impulsa las mejoras en los resultados de los niños.

Por lo tanto, concluimos que el principal impulsor de la persistencia de los ingresos entre generaciones son las diferencias en las inversiones recibidas durante la infancia, lo que posteriormente conduce a una mejor cognición y más años de educación. Muchas de estas inversiones, como la calidad escolar, son tema de debate sobre políticas públicas. Nuestros resultados sugieren que las políticas que igualen estas inversiones podrían mejorar la movilidad de los ingresos.

Referencias

Akresh R, D Halim y M Kleemans (2019), “Efectos de la educación a largo plazo e intergeneracionales”, VoxEU.org, 18 de mayo.

Attanasio O, S Cattan y S Krutikova (2016), “Políticas de desarrollo de la primera infancia: la evidencia y la agenda de investigación”, VoxEU.org, 09 de junio.

Bastian, L y L Lochner (2021), “El Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo: Aumentar las horas de trabajo de las madres sin efectos adversos en los niños”, VoxEU.org, 23 de enero.

Blanden, J, P Gregg y L Macmillan (2007), “Contabilización de la persistencia de ingresos intergeneracionales: habilidades no cognitivas, capacidad y educación”, La Revista Económica 117 (519): C43-C60.

Bolt, U, E French, J Hentall-MacCuish y C O’Dea (2021a), “The Intergenerational Elasticity of Earnings: Exploring the Mechanisms”, IFS Working Paper W21-07.

Bolt, U, E French, J Hentall-MacCuish y C O’Dea (2021b), “Altruismo intergeneracional y transferencias de tiempo y dinero: una perspectiva del ciclo de vida”, manuscrito.

Carneiro, P, C Meghir, M Parey (2007), “Educación materna, ambientes del hogar y desarrollo de la niñez y la adolescencia”, VoxEU.org, 22 de noviembre.

Cunha, F y J Heckman (2008), “Formular, identificar y estimar la tecnología de formación de habilidades cognitivas y no cognitivas”, Revista de Recursos Humanos 43 (4): 738-782.

Corak, M (2013), “Desigualdad de ingresos, igualdad de oportunidades y movilidad intergeneracional”, Revista de perspectivas económicas 27 (3), 79-102.

Daruich, D y J Kozlowski (2020), “Explicación de la movilidad intergeneracional: el papel de la fecundidad y las transferencias familiares”, Revisión de la dinámica económica 36: 220-245.

Heckman, J, R Pinto y P Savelyev (2013), “Comprensión de los mecanismos a través de los cuales un programa influyente de la primera infancia impulsó los resultados de los adultos”, American Economic Review 103 (6): 2052-86.

Keane, M y K Wolpin (2001), “El efecto de las transferencias de los padres y las limitaciones de los préstamos en el logro educativo”, Revista económica internacional 42 (4): 1051-1103.

Latest articles

Fotoperiodistas demandan a la policía de Los Ángeles por presuntos abusos en protestas

Dos reporteros gráficos han alegado en demandas federales separadas esta semana que fueron acosados ​​y agredidos físicamente por agentes de la ley en...

Prepárese para el despegue: mercado y perspectivas de abril de 2021

Los clientes VIP son los primeros en recibir los informes de Kraken Intelligence. Si desea acceder a nuestro Boletin informativo o...

Dustin Johnson, 30 millones a la Superliga

Los petrodólares tocan las puertas del golf mundial y alguien empieza a abrir. La Premier Golf League ahora se llama Super League...

Finlandia se clasificó como el país más feliz del mundo por cuarta vez consecutiva.

Por cuarta vez consecutiva, Finlandia ha sido coronada como el país más feliz del mundo según el Informe Mundial sobre la Felicidad de...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »