Es hora de que la UE ayude a los saharauis a liberar



ES – La brújula moral de la UE y el Sáhara Occidental, 45 años después de los Acuerdos de Madrid

El 14 de noviembre se cumple el 45 aniversario de los denominados Acuerdos de Madrid entre España, Marruecos y Mauritania, que dividieron la colonia española del Sahara Occidental entre sus dos vecinos africanos.

Estos acuerdos buscaban dar alguna forma de cobertura legal a la ocupación marroquí que había comenzado pocos días antes con la “Marcha Verde”, en la que miles de tropas marroquíes y civiles organizados habían cruzado el territorio.

Sin embargo, los acuerdos no podían por fiat transferir la soberanía sobre el Sáhara Occidental, a pesar de que España renunciaba a sus responsabilidades en los últimos días del régimen de Franco (a cambio de jugosos derechos de pesca y concesiones en una mina de fosfato).

Desde la retirada de Mauritania en 1979, Marruecos sigue siendo hasta la fecha la única fuerza de ocupación (ilegal) en el Sáhara Occidental y la responsabilidad legal de España sigue siendo, mientras que, para las Naciones Unidas, el Sáhara Occidental sigue figurando como un territorio no autónomo en espera de descolonización.

Unos 45 años después de los Acuerdos de Madrid, el pueblo saharaui sigue dividido por un muro de arena de 2.700 km, custodiado por 120.000 soldados marroquíes, divididos entre los que viven bajo ocupación militar y más de 170.000 saharauis que viven en campos de refugiados en la provincia argelina de Tinduf.

Eso significa 45 años en el desierto abrasador, dependiendo del escaso apoyo internacional, y esperando que se respeten los principios del derecho internacional para poder regresar a su tierra natal, donde han visto una afluencia masiva de colonos marroquíes.

Y todos esos años después de los Acuerdos de Madrid, el pueblo saharaui se enfrenta a la represión diaria de las fuerzas marroquíes.

El Sáhara Occidental se encuentra entre las peores situaciones de derechos humanos del mundo.

Los grupos de la sociedad civil son acosados ​​regularmente y no pueden registrarse. Los defensores de los derechos humanos y los activistas independentistas son objeto de palizas, detenciones arbitrarias y torturas, mientras que las manifestaciones se disuelven constantemente.

Se informa que la corrupción entre los funcionarios estatales marroquíes y en la economía local está generalizada, especialmente en la explotación lucrativa de los abundantes recursos naturales.

Los medios locales son censurados y los observadores extranjeros, desde miembros del Parlamento Europeo hasta periodistas y ONG internacionales de derechos humanos, son expulsados ​​sistemáticamente.

Todo esto tiene lugar ante los propios ojos de las Naciones Unidas, cuya Misión para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) se estableció en 1991 con la tarea específica de organizar un referéndum de autodeterminación.

Pero a falta de avances, su principal tarea ha sido vigilar el frágil alto el fuego.

Recientemente, el Consejo de Seguridad de la ONU renovó el mandato de Minurso por un año más, pero, una vez más, sin medidas específicas para garantizar un mayor avance en la vía de resolución de conflictos o para monitorear y prevenir violaciones de derechos humanos.

Hasta la fecha, Minurso sigue siendo la única misión moderna de la ONU sin un mandato de derechos humanos, mientras que el puesto de enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental sigue vacante desde que su último titular de mandato renunció (supuestamente por frustración) en mayo de 2019.

Nosotros, como diputados al Parlamento Europeo, creemos que la Unión Europea no puede seguir ignorando uno de los conflictos más prolongados y dolorosos en su puerta inmediata.

Debe desempeñar un papel más constructivo hacia este territorio situado a tiro de piedra de sus fronteras en Canarias.

Es espantoso que las instituciones de la UE hayan ignorado repetidamente las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE al incluir la tierra y las aguas saharauis en los acuerdos comerciales y pesqueros con Marruecos, sin buscar el consentimiento del representante legítimo del pueblo saharaui, el Frente Polisario.

Así como la UE parece conocer una ocupación donde la ve en cualquier lugar fuera del Sáhara Occidental, también tiene que alinear su trato con este caso con sus compromisos y obligaciones en virtud del derecho internacional.

En primer lugar, esto significa que la UE debe aplicar una política de diferenciación que atraviese toda su relación con Marruecos y que distinga claramente a este último del Sáhara Occidental como un territorio separado y diferenciado.

La ayuda de cooperación de la UE a Marruecos debe dejar de apoyar el afianzamiento de una ocupación ilegal y financiar viviendas y puestos de trabajo para los colonos marroquíes (un crimen de guerra según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional).

Los bienes producidos en los Territorios Ocupados Saharauis deben dejar de ingresar al mercado europeo certificado y producido en Marruecos, contra el consentimiento del pueblo saharaui.

La UE debe advertir a las empresas europeas como Siemens o Enel de los grandes riesgos legales y morales de hacer negocios con un ocupante ilegal.

Finalmente, es clave que en las negociaciones presupuestarias en curso, los ya escasos recursos humanitarios asignados a los refugiados saharauis en Tinduf no se reduzcan más.

En cambio, la UE debe revisar drásticamente su asistencia al pueblo saharaui.

Debe hacer el cambio de paradigma para apoyar su resiliencia y ayudar a construir su futuro, cualquiera que sea la forma política que pueda tomar una vez que los saharauis se hayan expresado a través del referéndum prometido.

Esos 45 años después de que uno de sus estados miembros cambiara el destino de un pueblo por un banco de peces, la UE debe restaurar su brújula moral y asumir sus responsabilidades bajo el derecho internacional.

Ya es hora de que la UE pase de ser un actor deshonesto a un modelo a seguir y haga acopio de toda su fuerza y ​​creatividad colectivas para garantizar una solución justa y sostenible del conflicto mediante la celebración del referéndum de autodeterminación prometido desde hace mucho tiempo.

Latest articles

FirstFT: Las mejores historias de hoy | Tiempos financieros

Buenos dias. Este artículo es una versión in situ de nuestro FirstFT Europa / África Boletin informativo. Inscribirse aquí para recibir...

Mobile crypto ‘mining’ app possibly connected to personal data leak

Pi Network, una aplicación de minería de criptomonedas para usuarios móviles, puede haber estado conectada a filtraciones de datos personales por valor de...

Fox Channel cerrará en el Reino Unido; The Walking Dead en Disney + – Fecha límite

zorro El canal cerrará en el Reino Unido después de 17 años, ya que Disney continúa retirándose de la televisión tradicional y cambiando...

J.Crew elige al diseñador de Noah, Brendon Babenzien, para iniciar una nueva era

J.Crew ha pasado la última media década luchando por recuperar la magia que la convirtió en una marca de ropa masculina esencial en...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »