Europa no puede permanecer en silencio ante las violaciones de derechos humanos en Xinjiang


Los uigures son una población musulmana turca ubicada en Xinjiang, también conocida como Turkestán Oriental, una región del noroeste de China. Limitando con Mongolia, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán e India, disfrutó de una autonomía e independencia intermitentes hasta que quedó bajo el dominio chino en el 18.th siglo. Después de una breve independencia en 1949, Xinjiang obtuvo el estatus de autonomía bajo control chino. Según cifras oficiales emitidas por las autoridades chinas, 12 millones de uigures representan la mitad de la población de la región, que es rica en recursos, como petróleo, gas natural o cobre. Con la excusa de luchar contra el terrorismo y el separatismo, el gobierno chino apunta a los uigures en lo que parece ser un intento de erradicar toda una cultura.

Una limpieza étnica en marcha

Desde 2017, muchos informes (algunos de los más recientes son aquí, aquí y aquí) han surgido de personas uigures detenidas arbitrariamente en campamentos, sometidas a adoctrinamiento, tortura, esterilización forzada, secuestro de niños, trabajos forzados o sustracción de órganos. Cables chinos filtrados por uigures exiliados y publicados en 2019 detallan los programas de vigilancia masiva basados ​​en inteligencia artificial para identificar a las personas para interrogarlas, así como manuales de operación para administrar miles de “campos de reeducación”. Perturbador imágenes de cien personas con los ojos vendados esperando de rodillas ser conducidos a los trenes, análisis de satélite de docenas de campamentos sospechosos en Xinjiang transmitidos en los medios de comunicación han despertado los peores recuerdos de los 20th siglo.

En junio de 2020, la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional concluido que las medidas represivas de control de la población en China contra los uigures, kazajos y otros musulmanes estaban claramente diseñadas para reducir genéticamente esta población y podrían cumplir los criterios legales de genocidio según el derecho internacional. Rushan Abbas, fundador de Campaña por los uigures habló de una limpieza étnica, condenando “la mayor operación de trata de personas en el mundo” durante una conferencia organizado por el con sede en Bruselas Fundación Europea para la Democracia a mediados de octubre. Lamentó la falta de medidas concretas a nivel de la UE para abordar la emergencia de derechos humanos que ha empeorado desde el comienzo de la pandemia.

Conforme la narrativa oficial china, no hay campamentos sino “campamentos de formación profesional” o “escuelas” donde los “estudiantes” se inscriben voluntariamente para adquirir habilidades comerciales y aprender mandarín. En Xinjiang, los puestos de control, las cámaras de seguridad y los agentes de seguridad del estado siguen los pasos de periodistas, activistas o académicos, lo que obstaculiza la información y la investigación independientes. Los investigadores y sus contactos cercanos son intimidados sistemáticamente para asegurarse de que la narrativa oficial del estado siga siendo la única historia que se puede escuchar.

Autocensura

En un artículo publicado recientemente en un periódico belga de habla francesa Le Soir, La Dra. Vanessa Frangville, Directora del Centro de Investigación de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Libre de Bruxelles, advirtió contra la estrategia insidiosa del gobierno chino de silenciar los informes sobre la persecución de los uigures mediante la intimidación de periodistas y la limitación de la libertad académica no solo en China sino también en Europa. En particular, describió cómo la Embajada de China interfiere regularmente en las actividades de investigación relacionadas con los uigures, el Tíbet o Hong Kong en las universidades belgas a través de cartas, invitaciones o visitas a los líderes universitarios recordando lo perjudiciales que serían estas actividades para el futuro de la Universidad.

Los Estados miembros de la UE disponen de amplias pruebas e información sobre la situación y no tienen excusa para guardar silencio. Si lo hicieran, se convertirían en cómplices de lo que deberíamos atrevernos a llamar genocidio.

Esto induce a la autocensura entre los académicos por temor a las consecuencias para ellos mismos o sus colegas en China. El régimen chino también utiliza otras tácticas, como la movilización de estudiantes chinos en el extranjero o las amenazas de suspender futuras asociaciones con sus homólogos chinos. Según el Dr. Frangville, Le Soir recibió una carta de la Embajada de China después de la publicación de su artículo.

Estas maniobras suponen una grave amenaza para la democracia europea y los derechos fundamentales, como el acceso a la educación, el acceso a la información y la libertad de los medios de comunicación, que no se pueden tolerar en la UE. Los periodistas y académicos deben saber que cuentan con el respaldo de sus instituciones, universidades, medios de comunicación y gobierno para realizar investigaciones independientes y objetivas a fin de no preocuparse por la interferencia extranjera.

Resolución de condena

En diciembre de 2019, el Parlamento Europeo adoptó una resolución condenando, entre otras cosas, la participación de empresas internacionales en programas de vigilancia masiva y trabajo forzoso en Xinjiang. Los eurodiputados pidieron la liberación de todas las personas detenidas, incluido el galardonado el año pasado con el Premio Sájarov, Ilham Tohti, un académico uigur que lucha por los derechos de las minorías, al tiempo que pidieron al Consejo que adopte sanciones selectivas y congele los activos contra los funcionarios chinos responsables de la severa represión de derechos en Xinjiang. Lamentablemente, la regla de la unanimidad ha impedido cualquier medida concreta en esa dirección a nivel del Consejo.

Los Estados miembros de la UE disponen de amplias pruebas e información sobre la situación y no tienen excusa para guardar silencio. Si lo hicieran, se convertirían en cómplices de lo que deberíamos atrevernos a llamar genocidio. Ya no pueden permitir que China erosione la libertad de expresión en la UE y terceros países. La violación a gran escala de los derechos humanos en Xinjiang debería ser una llamada de atención para que la Unión aborde finalmente los dobles raseros que dominan y debilitan la política exterior europea.

Latest articles

Un tribunal paquistaní ordena la liberación de un hombre acusado de matar al periodista Daniel Pearl

ISLAMABAD - La Corte Suprema de Pakistán ordenó el jueves la liberación de un hombre pakistaní condenado y luego absuelto por la espantosa...

Reddit partners with Ethereum Foundation to boost scaling and resources

La popular red social Reddit, que cuenta 1.7 mil millones de visitas mensuales, está profundizando sus lazos con la Fundación Ethereum en lo...
31.5k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »