América Latina, víctima del negocio de la deuda impulsada por la oferta y del negocio de las drogas impulsado por la demanda de EE. UU.


La crisis de la deuda latinoamericana causada por el negocio de la deuda del lado de la oferta de Estados Unidos es el tema del libro “Deuda y crisis en América Latina: El lado de la oferta de la historia” de Robert Devlin.

El autor culpa a los depredadores banqueros estadounidenses de ser igualmente responsables de la crisis de la deuda latinoamericana tanto como a los gobiernos latinoamericanos imprudentes y corruptos que fueron víctimas voluntarias y que habían administrado mal sus economías. Devlin, un economista estadounidense que trabaja en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, tiene un amplio conocimiento tanto de los acreedores como de los deudores. Ha realizado estudios de caso en profundidad de Perú y Bolivia. Su estudio se centra en las décadas de los setenta y ochenta en las que se acumulaban grandes deudas que desembocaban en crisis. La crisis de la deuda, combinada con el impacto de las políticas neoliberalistas impuestas a América Latina por Estados Unidos, habían convertido los años ochenta en una “década perdida” con aumento de la pobreza y la desigualdad. Los gobiernos de la región tuvieron que recortar el presupuesto para educación, salud y alivio de la pobreza y se vieron obligados a utilizar los ingresos de exportación para el pago de la deuda externa.

Según Devlin, los banqueros estadounidenses habían tomado la iniciativa en la mayoría de los casos de otorgar préstamos indiscriminadamente a algunos países latinoamericanos, incluso cuando no había una clara necesidad de endeudamiento. Los bancos se lanzaron a la comercialización de préstamos después de recibir grandes depósitos de petrodólares de los países de la OPEP en los años setenta. Los bancos buscaron los mercados de los países en desarrollo, ya que la rentabilidad en el mercado interno de Estados Unidos era en general plana y las economías deprimidas de la OCDE tenían poca demanda de crédito después de la crisis del petróleo. También los bancos encontraron que tenían más libertad en el financiamiento de gobiernos y corporaciones extranjeros que en el mercado interno que tenía regulaciones estrictas. Los banqueros alentaron de manera proactiva a los países latinoamericanos a emitir bonos y los comercializaron con entusiasmo entre inversores crédulos.
Los bancos eligieron cuidadosamente a sus víctimas. Fueron tras aquellos países latinoamericanos (Brasil, Argentina, Perú, Bolivia, Venezuela, Nicaragua, Chile y México) que estaban mal gobernados por dictadores militares ilegítimos y presidentes caudillos corruptos. Estos personajes sabían que estaban en el poder solo por un corto tiempo hasta el próximo golpe o elección y querían ganar la mayor cantidad de dinero en el menor tiempo posible. Pidieron prestadas enormes cantidades sabiendo que no estarían allí cuando llegara el momento del pago.
Un país donde los banqueros no triunfaron hasta 1980 fue Colombia, que tenía una política responsable de resistir las propuestas de los banqueros. El país se había ganado una reputación en los círculos financieros como el prestatario “más espinoso” del mundo en desarrollo. La frustración de los bancos por irrumpir en el mercado colombiano fue tal que los bancos hicieron la rara concesión de no insistir en la renuncia a la inmunidad soberana por parte del gobierno.
Se espera que los banqueros, por profesión, sean conservadores, conscientes del riesgo y prudentes. Se supone que deben hacer una rigurosa diligencia debida sobre la capacidad del prestatario para reembolsar. Pero a los grandes banqueros estadounidenses descarados no les importaban normas tan profesionales y tradicionales. Prestaron dinero gratuitamente para fines no productivos. Por ejemplo, en el caso de Perú, el 49 por ciento de los préstamos fue para refinanciar préstamos antiguos, el 28 por ciento fue de libre disposición (totalmente desvinculado) y solo el 15 por ciento estuvo directamente vinculado a proyectos o importaciones de bienes de capital. En Bolivia, el 18% de los préstamos se destinó a refinanciar préstamos, el 43% fue de libre disposición y el 33% estuvo vinculado a proyectos o importaciones de bienes de capital. Los préstamos de libre disposición dieron libertad a los gobernantes corruptos para llenar sus cuentas en el banco suizo o usarlas para negocios personales y familiares.
Cuestionado sobre el medio ambiente en Lima durante el desarrollo del ciclo crediticio a principios de la década de 1970, un banquero local comentó: “Los banqueros extranjeros querían darnos el dinero antes de que lo pidiéramos”. Un funcionario de COFIDE, el banco de desarrollo del estado peruano encargado de contratar préstamos externos para el sector público, ha comentado que durante la década de 1970 “los bancos estaban ansiosos por prestar y prestaban para cualquier cosa”.
El endeudamiento externo fue la forma en que el dictador peruano Velasco mantuvo su posición. Los ministerios eran feudos de los generales que los dirigían. Cada general hacía lo que quería. Hubo muchos préstamos por el bien de la corrupción: los generales querían sus sobornos. Recibieron su porcentaje del contrato independientemente de los méritos del proyecto, por lo que pidieron prestado para cualquier cosa. Los generales se enriquecieron con los proyectos y los bancos querían prestar; los méritos del proyecto no eran importantes.
Algunos bancos atraparon a los países deudores en esquemas ponzi. Hicieron que los países dependieran desesperadamente de nuevos préstamos para pagar intereses sobre los antiguos y reembolsar la cuota del principal.
Los grandes banqueros tuvieron cuidado de no arriesgarse poniendo su propio dinero. Prefirieron obtener préstamos sindicados con contribuciones de docenas de otros bancos, incluidos varios bancos más pequeños de Europa y Japón. Los grandes bancos como Citibank y Bank of America, que tenían presencia y redes en los países deudores, tomaron la iniciativa en la obtención de préstamos sindicados. Por lo general, aportarían un diez por ciento o incluso menos y obtendrían el resto de otros bancos. Los bancos más pequeños del consorcio tenían menos conocimiento de los países deudores y dependían de la experiencia y los contactos de los bancos líderes. Fieles a la mentalidad gregaria, los bancos no querían quedarse fuera y se apresuraron a sumarse a los grandes préstamos sindicados.
Una ventaja inmediata para el banco líder era que una quinta parte de su propio rendimiento del préstamo provenía de comisiones que se pagaban por adelantado y sin riesgo. Esto proporcionó un incentivo para producir grandes volúmenes de préstamos. Cuanto mayor era el préstamo, mayores eran las comisiones. De 1973 a 1974, los préstamos sindicados de Perú se suscribieron con frecuencia en exceso, lo que significa que se generó y se inyectó más dinero en el país del que necesitaba el gobierno.
En segundo lugar, la sindicación repartió el riesgo entre muchos otros bancos. Si el cliente no se comportaba, los bancos se unían y usaban su fuerza colectiva para intimidar y negociar. También fue una forma inteligente de seguridad política. Si el país deudor incumpliera, se podría contar con los gobiernos de Europa y Japón cuyos bancos formaban parte del consorcio para ejercer presión política sobre los deudores. Los prestamistas también podían contar con la influencia de estos países en el FMI y el Banco Mundial para apretar los tornillos del país deudor. Entonces, el deudor está atrapado y enfrenta el castigo y el aislamiento de todo el mercado de capitales occidental. En realidad, esto sucedió en el caso de Argentina después de que el país reestructuró su deuda en 2002 en sus propios términos desafiando al FMI y los gobiernos de Estados Unidos y Europa. A partir de entonces, Argentina se vio privado del acceso a todas las finanzas bilaterales, multilaterales y privadas del mundo occidental.


Después de que los banqueros de Wall Street mataran y se llevaran la mayor parte de la carne de la caza, los fondos buitre de Estados Unidos descendieron sobre los cadáveres sobrantes para darse un festín con las sobras. Compraron los bonos latinoamericanos por centavos y obligaron a los gobiernos a pagar el valor total más los intereses y obtuvieron ganancias obscenamente enormes. Lo hicieron con la ayuda del Congreso, el gobierno y el poder judicial de los Estados Unidos. Por ejemplo, NML capital de Nueva York paid 49 millones de dólares para bonos argentinos por valor de 832 millones de dólares. Acosaron y chantajearon al gobierno argentino y los obligaron a pagar más de mil millones de dólares como compensación. Más sobre esto https://latinamericanaffairs.blogspot.com/search?q=vulture+funds
Muchos gobiernos latinoamericanos habían aprendido lecciones de la experiencia pasada con la deuda y ahora se han vuelto más prudentes al asumir las deudas externas. Pero algunos continúan repitiendo los errores del pasado. Argentina ha quedado atrapada una vez más en una crisis de deuda ahora, después de haber salido victoriosa en la lucha contra los codiciosos acreedores bancarios y los fondos buitre en 2002.

En contraste con el negocio de la deuda impulsada por la oferta, el negocio de las drogas está impulsado por la demanda de los consumidores estadounidenses. Millones de estadounidenses pagan miles de millones de dólares por the latinoamericano suministro de cocaína. Según un estudio de Rand Corporation, el negocio de la cocaína se valoró en 28 mil millones de dólares en 2012. Esto es parte del negocio total de Estados Unidos de más de 100 mil millones de dólares, incluida la heroína y otras drogas. Aquí está la participación de los interesados ​​en el negocio de las drogas según el documental de Netflix “El negocio de las drogas”:

El productor colombiano de hoja de coca obtiene 500 dólares por un tonelada de hojas de las que se elabora 1 kg de cocaína. Los cárteles que los transforman en cocaína obtienen 5000 dólares el kilo. Cuando llega a México su valor aumenta a 12.000 dólares. Y finalmente, el consumidor estadounidense paga 100.000 dólares el kilo o 100 dólares el gramo. Esto significa que de cada 100 dólares del negocio de la cocaína, los agricultores colombianos obtienen solo 50 centavos mientras que los carteles colombianos obtienen 5 dólares y elir contrapartes mexicanas 7 dólares. Esto significa que 88 dólares de cada 100 dólares en el negocio de la cocaína están dentro de los propios Estados Unidos. Entonces, si Estados Unidos quiere detener el uso de cocaína, tiene que cortar el vínculo de los 88 dólares. Pero el gobierno de Estados Unidos encubre esta realidad y difama a los colombianos y mexicanos. Esto no solo es injusto sino atrozmente perverso. Estados Unidos ha cambiado la narrativa y ha engañado al mundo con su llamada guerra contra las drogas en la que se retrata a América Latina como una villana, como en la serie de Netflix “Narcos”. Mi entrada de blog sobre esto https://latinamericanaffairs.blogspot.com/search?q=narcos
En cualquier caso, si América Latina detiene el suministro, no es un gran problema para los consumidores estadounidenses. Tienen otras opciones: heroína, drogas sintéticas y opioides de otras fuentes externas e internas.
los La guerra contra las drogas genera otro negocio para EE. UU.. La financiación antidrogas es de $ 35,7 mil millones en el presupuesto de 2021 de EE. UU.. Tél nosotros DAutoridad de aplicación de alfombras (DEA) da miles de millones de dólares de contratos para suministro de helicópteros de vigilancia, aeronaves, lanchas patrulleras, rayos X y otros equipos para detectar cargamentos de cocaína en aeropuertos y puertos. Además de vender a los puertos, aeropuertos y la DEA de EE. UU., El gobierno de EE. UU. Obliga a estos artículos a tragar a los gobiernos latinoamericanos en nombre de la cooperación en la guerra contra las drogas. Hay un enorme nosotros negocio lobby con intereses creados en la continuación de la guerra contra las drogas de miles de millones de dólares.
Mientras las drogas llegan a Estados Unidos desde América Latina, hay un tráfico inverso de armas por valor de millones de dólares hacia América Latina desde Estados Unidos. Según un estudio de la Universidad de San Diego, más de 200,000 armas se pasan de contrabando de Estados Unidos a México cada año. En promedio, hay más de tres traficantes de armas en Estados Unidos por cada milla de la frontera de 1,970 millas entre los países. Una proporción significativa de los vendedores de armas de Estados Unidos depende de la demanda ilegal de México. Se ha informado que más de las tres cuartas partes de las armas utilizadas en las peleas entre las pandillas en El Salvador son de origen estadounidense. Las armas ilegales estadounidenses matan a más latinoamericanos que el número de estadounidenses muertos por la cocaína.
También hay una transferencia ilegal de miles de millones de dólares en efectivo de Estados Unidos a América Latina a cambio de drogas. Los bancos estadounidenses han quedado atrapados en el lavado de dinero de las drogas de los latinoamericanos
El gobierno de los Estados Unidos no hace mucho por el tráfico de armas y dólares y sólo hace ruido sobre el tráfico de drogas.
Adicción a las drogas y la deuda
Tanto el negocio de las drogas como el de la deuda han resultado en adicción. Los estadounidenses se han vuelto adictos a las drogas latinoamericanas y los banqueros estadounidenses han hecho que los latinoamericanos se vuelvan adictos a las deudas.


Si bien hay perspectivas de que los latinoamericanos salgan de la adicción a la deuda, no parece haber ninguna esperanza de que se acabe la adicción a las drogas en Estados Unidos en un futuro próximo.

Latest articles

Baby Greens con queso de cabra, remolacha y nueces confitadas

La ensalada cremosa de remolacha y queso de cabra con nueces crujientes y dulces con una vinagreta de miel y balsámico es como...

15 cosas divertidas para hacer afuera en su patio trasero

Siempre he deseado tener un pulgar verde, pero desafortunadamente, no he tenido mucha suerte. Al principio de la cuarentena, alguien me dijo...

Chad Wheeler emite una disculpa por su incidente de violencia doméstica

Chad Wheeler rompió su silencio hoy en Gorjeo tras el incidente de violencia doméstica que ocurrió durante el fin de semana con...

El excongresista republicano Denver Riggleman lamenta que la ‘locura’ se haya extendido por todo el partido republicano

Denver Riggleman perdió el concurso de reselección para el quinto distrito del Congreso de Virginia (Congreso de los EE. UU.)Un ex Republicano Congresista...
31.5k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »