La democracia es la ganadora en las elecciones de Ecuador


Guillermo Lasso, el candidato de centro derecha ha sido elegido presidente de Ecuador en la segunda vuelta de las elecciones celebrada el 11 de abril. Había disputado las elecciones en las elecciones de 2013 y 2017 y había quedado en segundo lugar. Es banquero y está a favor de los negocios en su enfoque. Pero es moderado, sensato y pragmático y no un extremista como Bolsonaro.


Lasso obtuvo el 53% de los votos frente a su oponente Andrés Arauz de izquierda que obtuvo el 47% de los votos.
En la primera vuelta de las elecciones celebrada en febrero, Arauz fue el líder con 32,72% de los votos, mientras que Lasso quedó en segundo lugar con el 19,74%, superando marginalmente a Yaku Pérez, el activista indígena y ambiental que obtuvo el 19,39%.

Si Arauz hubiera ganado, Rafael Correa, el ex presidente de dos mandatos de 2007 a 2017, habría regresado a la política ecuatoriana y habría reiniciado sus políticas polarizadoras y de venganza personal contra sus oponentes. Correa ha sido acusado de corrupción y se enfrentará a la cárcel al ingresar al país. Vive en Bélgica, el país de su esposa. El presidente Correa había realizado un trabajo notable en el alivio de la pobreza, la reducción de la desigualdad y el desarrollo socioeconómico. Pero era demasiado autoritario, polarizador y confrontativo contra los partidos de oposición, los medios de comunicación, Estados Unidos y Occidente. Cuando su sucesor elegido, el presidente Lenin Moreno, se volvió contra él, Correa había llevado a cabo una campaña feroz en su contra. Entonces la elección fue vista como una pelea entre fuerzas pro y anti-Correa.

La coalición de Lasso ha ganado 31 escaños (de los cuales su propio partido CREO obtuvo solo 12) en el Congreso unicameral de 137 miembros. La coalición de izquierda (Unión por la Esperanza) de Arauz tiene 48 escaños. El partido Pachakutik de Yaku Pérez tiene 27 escaños, el segundo grupo más grande en el Congreso. Lasso necesita la cooperación de los partidos de oposición de izquierda, que tienen la mayoría en el Congreso, para aprobar sus proyectos de ley.

El presidente Lasso enfrentará el desafío inmediato de lidiar con la aguda crisis económica y de salud pública causada por covid. También tendrá que lidiar con la enorme carga de la deuda que se le debe a China y al FMI. Los ingresos por exportaciones de petróleo, la principal fuente de divisas para el país, se han reducido debido a la debilidad de los precios y la demanda.

Es interesante notar que la economía de Ecuador permanece dolarizada desde 2000. Luego de la severa crisis económica de 2000, el país abandonó su moneda nacional ‘Sucre’ para enfrentar la hiperinflación, la caída del tipo de cambio y la salida de capitales. Incluso la extrema izquierda antiestadounidense Correa no trató de cambiar el sistema de usar dólares estadounidenses como moneda nacional. Esto significa que Ecuador no imprime sus propios billetes de banco. Panamá y El Salvador son los otros dos países latinoamericanos que también están dolarizados.


Tanto Arauz como su mecenas Correa, han aceptado graciosamente el veredicto a pesar del pequeño margen (400.000 votos) del vencedor. No pidieron recuento o presunto fraude a pesar de que el propio Lasso se había negado a aceptar los resultados de las elecciones de 2017 con acusaciones de fraude. Había pedido a sus seguidores que protestaran. Pero Arauz y Correa mostraron magnanimidad felicitando al ganador y prometiendo desempeñar el papel de una oposición constructiva. La celebración pacífica de las elecciones, el traspaso de poder no controvertido, la ausencia de matones armados y la retórica extremista durante la campaña y la pronta aceptación del veredicto por parte de los perdedores son un reflejo de la fuerza y ​​madurez de la democracia en Ecuador y América Latina, en general.

La transferencia de poder democrática pacífica y civilizada en Ecuador debería ser una lección para los llamados campeones mundiales de la democracia que predican desde lo alto del Capitolio, que vieron horribles horrores antidemocráticos a principios de este año.

El ejemplo de Ecuador cobra mayor relevancia y actualidad en el contexto del venenoso Bolsonaro que amenaza con desatar a sus matones armados si no es reelegido en las elecciones de 2022.

Aunque Ecuador es un país pequeño con una población de 18 millones, India tiene un comercio sustancial que fue de 614 millones de dólares el año pasado. India exportó más (253 millones de dólares) a Ecuador que a países vecinos como Camboya (188 millones) y Kazhakstan (202 m) que tienen la misma población que la de Ecuador. India ha estado obteniendo petróleo crudo de Ecuador con regularidad. El gobierno ecuatoriano ha mostrado un gran interés en fortalecer las relaciones bilaterales y ha enviado varias delegaciones de alto nivel a la India. Dadas las crecientes relaciones económicas, sería de interés para la India abrir una embajada en Quito lo antes posible.

Latest articles

Receta de chirivías asadas (fácil) | Cocina

Pele y recorte 2 libras de chirivías. Corta a la mitad cada chirivía en forma transversal. Corta a la mitad cada...

China impone sanciones a Wilbur Ross y otros seis estadounidenses

Actualizaciones de las relaciones entre Estados Unidos y ChinaRegístrese en myFT Daily Digest para ser el primero en enterarse de las noticias sobre...

Reforma fiscal en Colombia: 4 cosas que los inversores deben saber

El gobierno colombiano ha presentado recientemente una nueva reforma tributaria al Congreso de Colombia que tiene como objetivo ayudarlo a recaudar fondos en...
49.6k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »