La historia no contada de Fidel Castro – libro de Georgie Anne Geyer


Georgie Geyer, el autor, había entrevistado a unas 500 personas en 28 países desde Cuba hasta la India. Sus entrevistados incluyen desertores de Cuba, amantes de Castro, miembros de su familia extendida, ex espías de Estados Unidos y la Unión Soviética, líderes guerrilleros, presidentes, ministros, diplomáticos, historiadores y psiquiatras. Había entrevistado al propio Castro cuatro veces en los años sesenta. Con base en estos, el autor publicó el libro en 1990, cuando terminó la guerra fría y colapsó el principal benefactor cubano, la Unión Soviética.
El libro tiene mucha información, chismes e historias sobre Castro. Hay diferentes perspectivas sobre Castro por parte de sus admiradores, amantes, enemigos y víctimas.


El autor comienza la historia desde Galicia en España, donde el padre de Castro, Ángel Castro, nació y se crió en la provincia pobre pero con un orgulloso espíritu y tradición local. Traza algunas características de Fidel Castro desde su origen gallego y cita al autor gallego Álvaro Conqueiro, “El gallego … vive de la tierra y del mar y sigue siendo un soñador, un amante de los secretos, creyendo que no todo lo que está enterrado es muerto”
El autor divide el gobierno de Fidel Castro en tres fases: primero, cuando los cubanos lo llamaron “Fidel” en adoración al revolucionario; segundo, cuando la gente se refirió respetuosamente a él como “Castro” distanciándose cautelosamente del poderoso; y tercero, cuando fue llamado “El” (El) por miedo y frustración ante las miserables condiciones de vida.
Ha habido un debate no concluyente sobre cuándo Castro se convirtió en comunista y si fue empujado hacia el comunismo por los acosadores estadounidenses. El autor dice: La verdad es que Fidel Castro nunca “se volvió” comunista como uno se vuelve masón, católico, oficial de las SS, Hare Krishna o zoroastriano. No se adaptó a una ideología; encontró una ideología para adaptarse a él. Su “comunismo” no fue – no podría ser – un acto de fe, porque su única fe estaba en él mismo y en sus “nobles” intenciones ”. Estoy de acuerdo. Vio la rigidez de los comunistas tanto en Cuba como en la Unión Soviética y no quiso quedarse atrapado en ese marco como un seguidor más. Castro siguió su propio camino que había extraído elementos de Marx y Martí, entre otros.
Pero lo que está claro es que Castro tuvo una batalla enorme e implacable con Estados Unidos que quería derrocar al gobierno de Castro por las buenas o por las malas. La CIA hizo tantos intentos de asesinato y se llevó incluso la ayuda de mafias. Así que no tuvo más remedio que buscar protección y ayuda de la Unión Soviética, la otra superpotencia. Pero Castro fue más allá. Inspiró, instigó y apoyó revoluciones armadas en América Latina y África y desafió el poder de Estados Unidos. Esto fue audaz y requirió un coraje inusual. Pagó un precio muy alto. Estados Unidos infligió aún más dolor a Cuba.


El encuentro de Castro con Estados Unidos comienza cuando pasa su luna de miel en Nueva York, pagada por su suegro. Su segunda visita a Estados Unidos fue para recaudar fondos para su expedición a la Sierra Maestra desde México. Viajó de Florida a Nueva York dando discursos a expatriados cubanos y recaudando dinero de ellos, tal como lo hizo José Martí. Su tercera visita fue unos meses después del triunfo de su revolución en 1959. Fue a Washington DC invitado por la Asociación de Editores y pasó 5 días reuniéndose con senadores, periodistas y funcionarios de la administración, incluido el vicepresidente Nixon. De allí, fue a las universidades de Harvard y Princeton donde recibió una bienvenida de héroe. Su siguiente visita fue para dirigirse a Naciones Unidas en Nueva York, cuando decidió alojarse en un pequeño hotel del barrio negro pobre de Harlem causando sensación.


Después de estas visitas, Castro se dio cuenta de que Estados Unidos iba a ser el mayor peligro para él, como lo demostró pronto la invasión de Bahía de Cochinos.
Castro fue a veces pragmático y cínico. Por ejemplo, aceptó liberar a los 1113 prisioneros que había tomado después de la fallida invasión de Bahía de Cochinos a cambio de cincuenta y tres millones de dólares en medicinas y equipos, el equivalente a cuarenta y ocho mil dólares por cabeza.
Si bien Castro es recordado y venerado como un gran revolucionario, ha dejado a Cuba como un país pobre y miserable. El país está esperando unirse al resto de América Latina como democracia y convertirse en una democracia próspera como lo era a principios del siglo XX.

Durante su juicio en 1953 tras el ataque al cuartel Moncada, el joven Castro de 27 años declaró proféticamente: “La historia me absolverá”. La historia podría absolverlo a él, pero no a los escritores que seguirán interpretando, analizando, acusando y adulando a Castro a través de cientos de puntos de vista. Este libro es una adición más a la lista de los 600 libros ya publicados sobre Fidel Castro.

Latest articles

Cepa Covid-19 del Reino Unido detectada en al menos 60 países, dice la OMS

Al menos cuatro nuevas variantes del coronavirus mantienen a los científicos despiertos por la noche.Uno, identificado por primera vez en el sureste de...

UNGRAVEN (CONAN) lanza nueva canción “Onwards She Rides To A Certain Death”

Sin grabar, la banda encabezada por Conan el vocalista y guitarrista Jon Davis, lanzará su nueva división con Slomatics el 5 de...

Qué ver en el Festival de Cine de Glasgow virtual 2021

Qué ver en el Festival de Cine de Glasgow virtual 2021
31.5k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »