Opinión: Biden tiene una oportunidad de oro para ayudar a los esfuerzos de derechos humanos en Cuba


El presidente electo Joe Biden ha detallado un propuesta para promover la equidad racial en los EE. UU. como parte de su agenda “Reconstruir mejor”. Este enfoque de las frustraciones raciales internas en los EE. UU. Podría tener implicaciones de política exterior, ya que hay un apetito dentro de la próxima administración por realinear las políticas internas, económicas y exteriores en la misma dirección.

Mientras que el equipo de Biden participa en una extensa lista de problemas domésticos complicados, con la respuesta a la pandemia Covid-19 en la parte superior de la lista, debería priorizar una agenda internacional paralela que prometa sin disculpas promover los derechos humanos y los valores democráticosy fortalecer la clase media en EE. UU. y en todo el mundo.

El presidente electo Biden tiene una oportunidad única para revitalizar los esfuerzos en la defensa de los derechos humanos en Cuba mientras los conecta con una narrativa de reactivación económica y lucha por la justicia en los Estados Unidos. Más allá de las diferencias sociales entre Cuba y Estados Unidos, este mensaje podría resonar en muchos cubanos que consideran el “economía de planificación centralizada”Y el sistema de gobierno de la isla como impedimentos para el ejercicio de las libertades económicas básicas.

Después de cuatro años del enfoque de “Estados Unidos primero” del presidente Donald Trump, el reencuentro con Cuba es quizás la fruta más baja entre el conjunto de opciones de política disponible para los adversarios tradicionales de EE. UU. Apenas la semana pasada, la administración Trump volvió a colocar a Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo de Estados Unidos después de que el presidente Barack Obama eliminó a la nación insular de esa designación en 2015.

A pesar de todo el daño infligido a la sociedad civil cubana por el presidente Trump campaña de máxima presión contra el gobierno cubano, la administración Biden podría reanudar rápidamente, a través de la acción ejecutiva y aprovechando el creciente apoyo para mejorar las relaciones dentro del Congreso de los Estados Unidos, un proceso de participación que podría colocar a los Estados Unidos en una mejor posición para defender eficazmente los derechos humanos en el interior Cuba.

Estados Unidos tiene una nueva oportunidad de ejercer una influencia positiva en La sociedad cambiante de Cuba. Sin embargo, la administración Biden haría Hay que trabajar para reemplazar la antigua retórica de confrontación entre los dos países, introduciendo un nuevo lenguaje de compromiso con la sociedad civil cubana. Eso significa vincular las perspectivas de empoderamiento económico y reformas en Cuba a temas como la equidad racial, las disparidades de género y el ejercicio más amplio de los derechos civiles. También es imperativo abandonar la tradicional autoridad moral desde la que Estados Unidos da conferencias a Cuba y otras naciones sobre los procesos democráticos y los derechos humanos.

La promoción de los derechos humanos en Cuba debería ser parte de una visión más amplia de Estados Unidos para mejorar las relaciones, en lugar de un componente de esa vieja y contraproducente posición de fuerza en la que Estados Unidos históricamente ha exigido concesiones inmediatas al gobierno de La Habana. Especialmente porque bajo el La cosmovisión de las autoridades cubanas, negociaciones basadas en quid pro quos y ultimátums son fatales para sus intereses. Un nuevo enfoque del poder económico de EE. UU., Alejándose de las sanciones y las restricciones a la inversión, podría facilitar el reingreso de EE. UU. Como actor constructivo.

Crear un vínculo entre las reformas necesarias por las que Cuba debe pasar y las intenciones de Biden de combatir las desigualdades en los Estados Unidos ofrece a la administración la oportunidad de predicar con el ejemplo. Si bien el equipo de Biden planea aumentar las oportunidades de pequeñas empresas para las comunidades minoritarias, invertir en viviendas asequibles y ampliar los recursos para los empresarios de color en los EE. UU., Los cubanos negros permanecen en un desventaja participar plenamente en las nuevas y limitadas oportunidades disponibles en la economía cubana. Esa conexión refuerza la narrativa de Estados Unidos, particularmente porque hablar sobre la raza es un desafío en Cuba, no solo por la vigilancia del gobierno del debate público, sino por la renuencia de muchos sectores de la sociedad cubana, en casa y en la diáspora, a aceptar El legado de racismo de Cuba.

Esa lógica se traduce también en el debate sobre la reforma de la aplicación de la ley en los EE. UU., Una discusión que podría ofrecer una nueva perspectiva para entablar relaciones con un país como Cuba, que está fuertemente vigilado y todavía procesa a artistas, periodistas y activistas de derechos civiles y políticos. Lo mismo puede decirse de los debates estadounidenses en torno a la desigualdad económica y la justicia social en general, que se convierten en puntos de fuerza en la relación con Cuba, considerando que esas discusiones no se pueden replicar abiertamente dentro de la isla sin temor a la censura. y repercusiones.

Aceptar este enfoque matizará la visión de Estados Unidos sobre Cuba y ayudará a ajustarla a las percepciones aceptadas internacionalmente. Cuba fue elegida recientemente para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU e incluso los aliados de Estados Unidos, incluida la Unión Europea, tienen una actitud más favorable hacia La Habana. La administración Biden podría enfocarse en una estrategia dirigida a desactivar la retórica anti-estadounidense del gobierno cubano como clave para garantizar el apoyo efectivo de Estados Unidos a los derechos humanos en Cuba. La política de Biden debe comprometerse a empoderar al gran grupo de personas, incluidos los grupos minoritarios, activistas de derechos, innovadores sociales, artistas y medios de comunicación independientes que están tratando de encontrar un espacio entre los polos opuestos que han dominado tanto la esfera pública cubana como la relación de la isla con su vecina del norte.

Latest articles

El mejor pollo al horno con parmesano

Este sitio web puede contener enlaces de afiliados y publicidad para que podamos proporcionarle recetas. Leer mi política de privacidad.Hoy comparto mi...

Chadwick Boseman gana el Globo de Oro al Mejor Actor

Cuando Chadwick Boseman Falleció el 28 de agosto de 2020, dejó un increíble cuerpo de trabajo y un trabajo importante que en ese...

Eloi Laurent: ‘Es hora de que se haga cargo de una alianza entre la justicia social y la sostenibilidad ecológica’

Eloi Laurent es economista y conferencista en Science Po, Ponts Paris Tech y...
31.5k Followers
Follow

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Translate »